El fiscal apela el rechazo a la detención de Pablo Moyano y pide la indagatoria

El pedido de detención para el hijo de Hugo Moyano sostenía que el sindicalista operaba una asociación ilícita integrada “una facción de barras bravas, directivos, empleados, socios y algunos simpatizantes” de Independiente

WhatsApp

Después de que el juez Luis Silvio Carzoglio rechazara este martes el pedido del fiscal Sebastián Scalera de detener al vicepresidente de Independiente y líder Camionero Pablo Moyano en el marco de la causa donde lo investiga por presunta asociación ilícita en el Club Independiente, el fiscal confirmó que apelará la medida en los próximos días y que pedirá la indagatoria del sindicalista a quien, según las pruebas reunidas, le corresponde la prisión preventiva.

La medida de Carzoglio se conoció en medio de una denuncia por amenazas de muerte que hizo el titular del Juzgado de Garantía Nº 9 del Polo Judicial de Avellaneda. El fiscal Scalera se mostró sorprendido por la decisión del juez y los conceptos vertidos sobre su requerimiento, apelará en los próximos días y solicitará que el magistrado avance con la citación a indagatoria del sindicalista, señalado como jefe de la asociación ilícita investigada en relación al Club Independiente.

El juez aseguró que las amenazas llegaron luego de que firmar la resolución. Carzoglio ya tiene custodia de la policía bonaerense y la causa por las amenazas será investigada por la fiscal Solange Cáceres.

El hijo de Hugo Moyano está fuera del país, participando del 44° Congreso Mundial de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) en Singapur. Llegará este jueves al país donde será recibido por sindicalistas. Desde Singapur, se defendió del pedido de detención planteando que todo responde a una persecución política por parte del Gobierno y hasta repudió las amenazas al magistrado.

 

El fiscal acusó a Pablo Moyano de ser uno de los jefes de la asociación ilícita que defraudó a Independiente en varios millones de pesos y que habría manejado la reventa de entradas y el control de los trapitos cerca del estadio, entre otros ilícitos. Incluso se detectó una cuenta del club en Liechtenstein con US$ 30 millones.

 

 

Comentarios