Elevaron a juicio oral la causa contra Daniel Scioli por recibir dádivas cuando era gobernador

La decisión la tomó el fiscal Álvaro Garganta, después de dos años de análisis de la denuncia presentada por Elisa Carrió y Paula Oliveto

WhatsApp

El fiscal platense Álvaro Garganta pidió que Daniel Scioli sea enviado a juicio oral en la causa que investiga todo tipo de irregularidades en su gestión en la Provincia. La causa se había iniciado por una denuncia de la diputada Elisa Carrió por lavado de dinero, pero el fiscal decidió acusarlo de los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y tráfico de influencias.

Tras el requerimiento de elevación del fiscal, ahora la jueza de Garantías Marcela Garmendia debe revisar y definir si manda a juicio a Scioli y a los otros 38 procesados en el expediente.

La causa está dividida en nueve casos y consta de 63 cuerpos y 293 expedientes con documentos: junto con Scioli, también están implicados su ex jefe de Gabinete, Alberto Pérez, su segundo, Walter Carbone, su ex titular de Aguas Bonaerenses (ABSA), Guillermo Scarcella y más de 40 exfuncionarios y empresarios.

El excandidato a presidente está imputado por los delitos de asociación ilícita y fraude al Estado, e incluso tráfico de influencias con incumplimiento de los deberes de funcionario público. De ser condenado por alguno de estos puntos, deberá cumplir una prisión efectiva.

Esta causa, denominada “cajas políticas”, investiga la entrega de facturas truchas en gastos de la gobernación, Aguas Bonaerenses, Lotería, Puerto de La Plata, IOMA, gastos mal rendidos de la Jefatura de Gabinete, obra pública, secretaría general de la Gobernación y Dirección de Cultura, entre 2007 y 2015, años en los que Scioli estuvo al mando de la administración bonaerense.

El pasado mes de abril, el fiscal Garganta había citado a indagatoria a Scioli, siendo esta la primera vez que el exgobernador se presentaba a declarar ante la Justicia. En esa oportunidad también se citó al ex ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, y al empresario Ricardo Miller, dueño de Miller Building International SA. Desde ese momento, ya se especulaba con un posible pedido de juicio oral por parte de Garganta.

 

Comentarios