Alberto Fernández admitió sus errores en el velorio de Maradona: “Debimos haber previsto la presencia de barrabravas”

“Les había ofrecido hacerlo en un lugar abierto. No le atribuí la responsabilidad a la familia, yo solo respeté lo que pidieron”, apuntó

WhatsApp

Como si la pandemia de coronavirus no hubiera frenado a todo el país durante meses, es jueves el Gobierno Nacional recibió en la Casa Rosada a miles de personas que se acercaron para despedir a Diego Armando Maradona. Sin embargo, cuando se cumplió el plazo establecido por la familia del futbolista para llevarse el cuerpo, los asistentes se enfrentaron con la policía e incluso treparon las rejas de la casa de Gobierno para entrar sin permiso.

Un día después de los violentos episodios que recorrieron el mundo, el presidente Alberto Fernández admitió que un grupo de barrabravas participaron en los desmanes y que tal vez debieron haberlo contemplado cuando se organizó el operativo de seguridad para contener la euforia popular.

De todos modos, criticó “la violencia singular” que aplicó la Policía de la Ciudad cuando quiso interrumpir la fila de gente que estaba a la altura de la zona del barrio de Constitución, a la espera del ingreso en la Casa de Gobierno.

“Vinieron muchos hinchas de fútbol, mucha de esa gente exacerbada en su ánimo que solemos ver en las canchas de fútbol, a tratar de entrar de cualquier modo (…) Obviamente, mucha de la gente que entró en ese momento lo hizo con ánimo de hinchada de futbol, por decirlo de algún modo. Debimos haber previsto la presencia de barrabravas”, reconoció el jefe de Estado, quien aclaró que el Gobierno “no tiene contacto con ellos” y que investigará a los responsables.

“La verdad es que confiamos mucho en la conciencia social y quiero aclarar que la inmensa mayoría no participó de estos incidentes”, sostuvo en una entrevista en radio Con Vos.

En su análisis de lo ocurrido, el Presidente precisó que fue a hablar con las barras desde el palco presidencial con un megáfono y que les dijo que “si se ordenaban iba a ser posible extender el sepelio y el velatorio” para que pudieran ver los restos de Maradona. Sin embargo, según su relato, “fue imposible” convencerlos.

“Tiraron abajo una puerta de la Casa de Gobierno. Hay cosas imposibles de prever cuando asoma la locura de un grupo de personas”, ilustró.

Consultado por la coordinación general sobre el velatorio, Fernández rechazó la crítica de la responsabilidad de la Casa Rosada en aceptar hacer un evento breve hasta las 16 de la tarde, a pesar de que se esperaría un aluvión de seguidores de Maradona para saludar su memoria.

“Algunos nos plantean esto como un dilema, yo no lo tengo. Es cierto que pusimos la Casa de Gobierno para un ídolo popular como no hubo otro, pero yo tengo que respetar a la familia, sus hijas y deudos lo que deciden hacer”, señaló Alberto Fernández.

Por otro lado, el mandatario se refirió al reencuentro que mantuvo con Cristina Kirchner por el homenaje, tras meses sin entablar diálogo directo, y negó que haya sido una reunión “fría”: “Nos reunimos con Cristina para revisar el tema del horario y lo hablamos con Claudia. Cristina estaba muy emocionada, le contó a Claudia que le había pasado lo mismo con Néstor y había que priorizar que la gente se despidiera, ahí es cuando se (propuso) extender a las siete de la tarde”, reveló.

Los planes de extender el velatorio, finalmente, fracasaron ante el clima enrarecido por los hechos de violencia en el Patio de las Palmeras. “Se hizo incontrolable por la presencia de estos personajes en la puerta que habían roto todos los protocolos de acceso que habían sido respetados por las miles personas”, lamentó Fernández.

Sobre el desenlace del operativo de seguridad en general, el jefe de Estado dijo que “Maradona nos excede a todos” y que “la gente iba a salir a las calles” a manifestarse de todas maneras al relativizar los incidentes en la puerta de la Casa Rosada. “Lo que pasó hubiera pasado en cualquier lado. Si nos encontramos con un grupo de violentos es muy difícil, sin embargo lo resolvimos”, señaló.

“Lo resolvimos muy rápido sin que hubiera balas de goma ni palazos, cerrando las puertas. El problema fue en la 9 de Julio, donde hubo una acción desmedida de la Policía de la Ciudad, es muy evidente”, dijo el mandatario, quien volvió a contradecir la versión de la Ciudad de que había dado la instrucción de que se interrumpiera la llegada de más seguidores de Maradona hacia Plaza de Mayo.

 

 

Comentarios