Antes del anuncio oficial, Quirós adelantó la apertura de nuevos espacios cerrados en la Ciudad

Quirós habló sobre las negociaciones para habilitar la temporada teatral de verano en la Ciudad y contó que la reunión con empresarios teatrales y artistas «fue muy fructífera»

WhatsApp

Adelantándose al anuncio oficial de la extensión de la cuarentena que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, hará este viernes desde Misiones, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, anticipó que la Ciudad de Buenos Aires habilitará la apertura de más espacios cerrados como gimnasios, bares y restaurantes. 

«Dada la situación epidemiológica de la Ciudad y tras la experiencia de lo que hemos hecho en los centros comerciales estamos en condiciones de dar un nuevo paso en actividades en espacios cerrados», confirmó Quirós en la mañana del viernes en conferencia de prensa desde Parque Patricios.

Aunque aseguró que será el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien anuncie la totalidad de las medidas, adelantó que se hará «con enorme prudencia y controlando cada uno de los lugares en el cumplimiento de pautas de garantías de seguridad de circulación de aire segura, volúmenes de recambio de aire adecuados, tapabocas y distancia social».

«Trabajaremos en pequeños aforos con mucha supervisión y control del cumplimiento de las normas«, sumó Quirós, quien a su vez informó que el grupo técnico del Ministerio que encabeza «está colaborando para ver quienes están en condiciones de avanzar en esas actividades».

Según informó Clarín, los bares y restaurantes podrán sumar atención en los salones interiores con límite de clientes, al 30% de la capacidad. Hubo reuniones esta semana con las cámaras de gastronómicos, que sostienen que, tras siete meses de restricciones, todo lo que puedan sumar resulta significativo.

Según trascendió, la discusión pasa por la forma de ventilar los espacios cerrados y por el tamaño de cada salón.

Algo parecido ocurre con los gimnasios: podrán abrir quienes aseguren una buena ventilación en sus locales. Hay instituciones que pueden hacerlo porque tienen los salones con ventanales y otras no. Ya trabajan en espacios abiertos, parques y plazas. Y si la Ciudad consigue el visto bueno de la Nación desde el lunes podrán usar parte de los espacios cerrados con turnos, distancia entre las máquinas y con protocolos de higiene y desinfección.

En el caso de las piletas, podrán funcionar al aire libre una vez que se quiten los cerramientos y los globos.

 

Comentarios