Avance del kirchnerismo: intiman a jubilarse a diplomáticos de carrera

La llegada de Basteiro a Bolivia -a tono con el regreso del MAS de Morales y del presidente Luis Arce al poder- tiene puntos en común con la designación de Ilarregui (oficializada la semana pasada) como nuevo embajador en Cuba

WhatsApp

El dirigente del Partido Socialista y asiduo concurrente a las oficinas del Instituto Patria Ariel Basteiro fue designado el jueves como nuevo embajador argentino en Bolivia, destino que ya ocupó durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner.

Basteiro se suma a Sabino Vaca Narvaja, Luis Ilarregui y Eduardo Zuain como parte de una lista de dirigentes cercanos a la expresidenta que en las últimas semanas asumieron o asumirán en estratégicas misiones diplomáticas del país en el exterior.

Mientras tanto, diplomáticos que ocuparon cargos durante la gestión de Cambiemos denuncian la existencia de “listas negras” que los excluyen de nuevas asignaciones, combinadas con intimaciones concretas de jubilación anticipada para aquellos embajadores o ministros ya veteranos, sin lugar en el nuevo esquema de política exterior. Una avanzada de la Anses que también aplica a jueces y fiscales que habían iniciado su trámite jubilatorio, para que lo concreten.

El avance cristinista en la política exterior es ya notorio, y contrasta con las designaciones de dirigentes cercanos al presidente Alberto Fernández, como Jorge Arüello en Estados Unidos, Alberto Iribarne en Uruguay y -parcialmente- Daniel Scioli en Brasil.

De Rusia y China fueron desplazados dos diplomáticos de carrera: Ricardo Lagorio en la Federación Rusa y Luis María Kreckler de China, en teoría por una gestión deficiente en la negociación con la empresa Sinopharm para la provisión de vacunas. “Lagorio y Kreckler forman parte de la lista de diplomáticos que fueron dejados de lado, y sin asignación de funciones”, se queja un embajador de carrera, enojado con las nuevas decisiones de la cancillería.

Exembajador en Alemania durante el gobierno de Cambiemos, Kreckler es uno de los diplomáticos que recibió la intimación a “iniciar trámites jubilatorios”, junto a Héctor Salvador (exembajador en Países Bajos), Fernando Lerena (director de Promoción de Comercio e Inversiones), Estanislao Zawels (embajador en Serbia hasta diciembre pasado) y Reina Sotillo (miembro del Consejo Federal Pesquero).

Los exvicecancilleres de Macri, Carlos Foradori y Guillermo Raimondi, y los exembajadores Juan José Arcuri (Grecia), Eugenio Curia (Canadá), Daniel Chuburu (México), Martín García Moritán (ONU durante la gestión de Susana Malcorra) y Arnaldo Ferrari (Italia), son solo algunos de los diplomáticos con trayectoria y protagonismo en la gestión anterior que fueron marginados. “Bajaron todos los que tienen que ver con la UCR que ganó en Gualeguaychú, macristas y peronistas no kirchneristas. Solo se salvaron los radicales K”, sostiene uno de los marginados, que señaló como ejemplos a Pablo Grinspun (hoy en la UE) y Hugo Gobbi, actualmente en la India.

Desde ese sector critican las intimaciones que desde el edificio de Cancillería a diplomáticos de 65 años para “sugerirles” que se jubilen. “Los embajadores se jubilan a los 70 y el resto (ministros, consejeros) a los 67. Están contraviniendo la ley de Servicio Exterior y vamos a ir a la Justicia si nos obligan a jubilarnos”, advierte uno de ellos. “Es materia gris que el país se está perdiendo. Y lo hacen para que no se note que ellos no saben nada”, recalca otro diplomático enojado.

Comentarios