Clarens confesó que Cristina Kirchner ordenaba el cobro de coimas

El financista asegura que Daniel Muñoz era el encargado de recibir los retornos en el edificio de Cristina en Recoleta y en el Hotel Panamericano

WhatsApp

Luego de que el juez Claudio Bonadio aceptara a Ernesto Clarens como «imputado colaborador», se revelaron más detalles de las confesiones del financista K.

Clarens aseguró que su relación con el kirchnerismo comenzó en 2005 a través de Carlos Wagner (ex presidente de la Cámara de la Construcción) y que su intervención consistía en el cobro de coimas a empresas que se le adjudicaban obras públicas. Todo esto se concretó, según él, en «La Camarita», que era el nombre que le daban los empresarios a la sede de la Cámara de Empresas Viales.

Asimismo, el financista confesó que Daniel Muñoz, secretario de Néstor Kirchner, era el encargado de recibir los retornos y que normalmente lo hacía en el hall del departamento de Cristina, en Recoleta, o en una habitación del Hotel Panamericano.

Hay que destacar que Clarens dice que nunca conoció a la ex presidenta y que nunca subió al quinto piso de su departamento en Juncal y Uruguay. Sin embargo, afirmó que el orden del cobro de las coimas provenía de Cristina Kirchner. A los que sí conoció en persona, según su declaración, fue a Néstor Kirchner y a Julio De Vido solo una vez.

Otro dato interesante fue que contó un día en el que José López, ex secretario de Obras Públicas, estaba preocupado porque la ex mandataria Cristina le había ordenado que le adjudicara una obra en la Ruta 40 al empresario Cristóbal López y debía para eso explicarle a otros que ya habían comprado el pliego porque no se lo daba a ellos.

Finalmente, respecto de la personalidad de los Kirchner, Clarens relató lo que le contó Muñoz en un partido en la cancha de Boca. Según Muñoz, el ex presidente Néstor lo maltrataba y llegó a golpearlo, y asimismo, le contó que a Cristina le decían despectivamente la «Araña» por sus modales.

 

 

Comentarios