Comenzó la cuarentena obligatoria: hay poco movimiento y controlan a los trabajadores exceptuados que viajan en transporte público

El primero de los próximos 12 días de cuarentena obligatoria comenzó con un tránsito apenas menor al de un día feriado en la Ciudad de Buenos Aires, con numerosos porteños que mantuvieron su rutina

WhatsApp

Tras el anuncio del jueves por la tarde del «aislamiento social, preventivo y obligatorio», dispuesto por el presidente Alberto Fernández para mitigar la propagación del coronavirus, el país amaneció distinto. Las calles semi-vacías anunciaban el alto acatamiento de la medida, y las pocas personas que salieron a trabajar se encontraron con los nuevos controles y dispositivos de seguridad.

Según relevó Infobae, varios comercios abrieron sus puertas, como las panaderías, y algunos encargados de edificio se animaron a salir a lavar las veredas.

En los sitios neurálgicos, como el centro de transbordo de Once, decenas de agentes de tránsito porteños realizaban controles para que la cuarentena obligatoria se cumpla a rajatabla. Con megáfono en mano y el armado de filas de espera para una mejor registro de los usuarios, los efectores exigen a los pasajeros las credenciales y comprobantes que acrediten su condición laboral que los habilite a circular.

 

De acuerdo a la cuarentena definida por Alberto Fernández, solo podrán transitar libremente aquellas personas que cumplan alguna de las 24 excepciones especificadas por la normativa. En general, los habilitados pertenecen al personal afectado a servicios y actividades consideradas “esenciales”, como la salud, el abastecimiento de alimentos, los medicamentos, combustibles o personal diplomático, entre otros.

«Estamos pidiendo a estos sectores que emitan certificados explicando dónde trabajan estas personas. Hay casos particulares en donde todos nosotros junto a la Policía vamos a ir tomando nota; quien esté circulando por la calle debe poder explicar perfectamente a dónde está yendo y por qué”, aseguró el secretario de Seguridad y Justicia porteño, Marcelo D’Alessandro.

Cómo funcionará la Ciudad

En la zona metropolitana, el transporte público cumplirá con sus cronogramas habituales pero con muchas menos frecuencias y con la restricción para que los usuarios viajen sentados en colectivos, trenes y subtes. Se trata de un esquema diferencial, que permitirá garantizar el traslado de médicos, fuerzas de seguridad y otras personas que no están alcanzadas por el aislamiento obligatorio dispuesto por Alberto Fernández.

En ese marco, el subterráneo de la Ciudad de Buenos Aires mantiene también el recorrido limitado de formaciones que paran únicamente en las estaciones que son consideradas centro de transbordo -como las paradas Facultad de Medicina o Medrano- y las cabeceras. Los agentes de tránsito controlan el ingreso a las bocas de subte.

Por ser un servicio público, los conductores de taxis, remises y Cabify también circulaban desde temprano por las calles. Desde hoy, las autopistas porteñas no cobran peaje a fin de facilitar el traslado de los trabajadores de servicios esenciales.

Con respecto a los trenes, los servicios de las líneas Roca, Mitre, Sarmiento, San Martín y Belgrano Sur circulaban con cronograma de día sábado y se detendrán en todas las estaciones intermedias. Desde el domingo y hasta el martes 24, las formaciones circularán con diagrama de día domingo.

Comentarios