Con el apoyo de Graciela Camaño, el kirchnerismo logró que se revisen los traslados de jueces

Algunos de los jueces que están en la mira por sus nombramientos evalúan ir a la Justicia tras la resolución del Consejo. Sostienen que sus traslados son legales y avalados por acordadas dictadas por la Corte Suprema

WhatsApp

Después de que Alberto Fernández anunciara este miércoles la reforma judicial, el kirchnerismo dio un paso más en su batalla contra los jueces: logró aprobar en el Consejo de la Magistratura que se avance en el plan para revisar los traslados de diez magistrados, entre los que figuran tres que investigan directamente a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El voto de la consejera lavagnista Graciela Camaño fue clave para destrabar el empate entre el oficialismo y la oposición, y habilitó la aprobación del dictamen que sostiene que esos movimientos de jueces no cumplieron por completo con el trámite constitucional, que incluye el paso por el Congreso. Ahora, se enviarán los pliegos al poder Ejecutivo para que este los mande al Senado donde el kirchnerismo tiene mayoría y podría rechazarlos.

Antes de la votación en el Plenario, el dictamen había sido aprobado en la comisión de Selección que preside Camaño. Allí, la diputada adelantó su posición: «Estoy cansada que de ver, en esta amplia avenida del medio, que un lado o el otro de los extremos se tomen decisiones discrecionales. No tengo dudas de lo que voy a hacer en el día de hoy. No tengo dudas que hay que llamar a concurso en los 10 juzgados. Voy a acompañar el dictamen del doctor Molea», arrancó Camaño, definiendo su voto junto a la oficialismo.

Ya en el Plenario insistió: «Los traslados no fueron realizados conforme el reglamento que regía ni a las acordadas de la corte».

Juan Manuel Culotta, representante de los jueces que se opuso al proyecto kirchnerista, argumentó contra el proyecto y aseguró que «viola la garantía de inamovilidad de los jueces». Lo mismo hizo el diputado Pablo Tonelli: «Los traslados estuvieron bien hechos. Esta discusión es ociosa y el dictamen que se aprobó carece de un objeto válido y útil».

Molea, representante de académico y afín al oficialismo, había presentado este miércoles el dictamen que se aprobó en el que propuso pasar por el Senado. El argumento de su informe es que los traslados de los diez jueces federales señalados no estaban completos porque no habían cumplido «el procedimiento institucional». Molea se apoyaba en el documento que había elaborado la semana pasada Gerónimo Ustarroz, representante del Poder Ejecutivo en el Consejo, que sostenía que para continuar en sus cargos, el Senado debe avalar sus nombramientos.

Para la oposición, la verdadera intención del kirchnerismo no es corregir las supuestas irregularidades en los traslados sino avanzar contra Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, los magistrados que fallaron contra Cristina Kirchner. Ambos, desde la Cámara Federal, ratificaron cada una de las actuaciones del juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas.

También sostienen en la oposición que hay una movida para sacar a Germán Castelli, integrante del Tribunal Oral Federal 7 que juzgará a Cristina y otros ex funcionarios en la causa de los cuadernos.

El consejero y representante del Ejecutivo, Gerónimo Ustarroz, que había presentado el informe que cuestionaba los traslados de los diez jueces, habló directamente de los magistrados que investigan a Cristina Kirchner. Y anticipó qué podría pasar si el Senado no aprueba sus pliegos: «En el caso de que el senado no apruebe estos traslados va a regir la Constitución Nacional. Me refiero a los casos de Bruglia, Bertuzzi y Castelli, para no esquivar el bulto. La Justicia será en ese caso la que definirá cómo se integran las salas vacantes. Y si no, se hará según el régimen de subrogancias», argumentó.

 

Comentarios