Cristina Kirchner, más complicada por las confesiones de dos arrepentidos en la causa de los Cuadernos

Testaferros del ex secretario privado K Daniel Muñoz revelaron cómo se financiaron campañas electorales de la ex Presidenta

WhatsApp

Las declaraciones como arrepentidos de Sergio Todisco y su ex esposa, María Ortiz Municoy, complican la situación procesal de la ex presidenta, cuyo procesamiento deberá ratificar o rechazar esta semana la Cámara Federal porteña.

Ambos aseguraron que Daniel Muñoz y los dueños de Textilana, de Mar del Plata, financiaron campañas y la organización de un acto del que participó Cristina Kirchner en el 2008

Manejaban tanta plata que el ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner mandaba financistas a Las Vegas solo para hacer millonarias apuestas encubiertas en los casinos. Se trataba de un vínculo estrecho entre los Todisco y los K.

En las confesiones, según informó Clarín, se revela también que Muñoz había comprado 16 departamentos en Miami y Nueva York que le generaban 100 mil dólares en alquileres por mes. Parte de los dólares de Muñoz “estaban húmedos” y otros termosellados, y se cambiaban en dos financieras de Mar del Plata, entre otras.

Las confesiones están citadas en los detallados pedidos de indagatoria con prisión preventiva de más de 120 páginas de los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo al juez Claudio Bonadio contra la viuda de Muñoz, Carolina Pochetti; el contador de los K, Víctor Manzanares; los martilleros Sergio Todisco y Ortiz Municoy; el financista Carlos Temístocles Cortez; Carlos Gellert (hijo de la ex diputada K Stella Blanco); y los abogados Federico Zupicich, María Jesús Plo y Miguel Ángel Plo, por lavado de dinero. Ortiz Municoy y Todisco seguirán libres porque adhirieron al régimen de imputado colaborador.

En sus confesión, Ortiz Municoy recordó que su suegro, Mauro Sergio Todisco, fue fundador y dueño de la fábrica Textilana, que confeccionaba los sweaters de la marca “Mauro Sergio” y que “…siempre se jactaba de que era el asesor de [la ex Presidenta de la Nación] Cristina Fernández de Kirchner…”.

Refirió que “…Cristina fue incluso a la inauguración de una parte de la fábrica en el año 2008. El armado de las condiciones para que la entonces Presidenta acuda a esa inauguración estuvo a cargo de Muñoz. Mi ex suegro, que falleció en julio de 2016 o 2017 aproximadamente, decía también que tenía contacto directo con Julio Miguel De Vido, hablaba con él para que le facilitara entrar al país máquinas para su fábrica. (…) En el año 2008 mi ex marido se peleó con su padre y salió del directorio que integraba en la empresa Textilana”.

La martillera marplatense indicó además: “…mi ex marido refirió que su vínculo con Muñoz comenzó tras un llamado a mi inmobiliaria. Eso no es cierto. Su relación con Muñoz era de antes, y venía ligada a los nexos de mi ex suegro. Mi ex suegro siempre comentaba que hacía aportes a las campañas de Cristina. La relación de mi ex marido y de mi ex suegro con el gobierno es de larga data”.

La primera vez que Ortiz Municoy vio a Muñoz fue luego de la venta del primer departamento en Mar del Plata del ex secretario K. Con la venta de esa propiedad, comenzaron a sacar dólares para comprar 16 inmuebles en Miami y Nueva York a través de 15 empresas off shore armadas en Panamá y varios paraísos fiscales. En total, entre el 2010 y el 2018 sacaron poco más de 70 millones de dólares.

Para esas maniobras, la pareja de martilleros marplatenses pidió el asesoramiento de Fabián Parolari (dueño de la confitería El Cóndor) y Marcelo Danza, también marplatenses, quienes conformaron la sociedad Harbour Golden Inc para iniciar las operaciones. Entonces, comenzaron con reuniones con Muñoz en su casa de la Capital Federal. Las entregas de dinero en efectivo se hicieron “en una oficina completamente blindada” de Muñoz.

Mencionó luego la plata que Muñoz ganaba con las rentas de las propiedades que adquiría: “Le ofrecimos un acuerdo comercial, particularmente un CBS ubicado en la pequeña Havanna de Miami. Las rentas se depositaban en las cuentas de cada una de las sociedades, con ellas se pagaban los gastos y se percibían los alquileres, ese dinero quedaba en esas cuentas. Por el departamento de Nueva York por ejemplo se percibían 30.000 dólares mensuales. Para la compra del CBS, que valía alrededor de 14 millones de dólares, se constituyó Mother Queen, y se armó Old Wolf, radicada en las Islas Vírgenes con acciones al portador, que quedé como accionista”.

“En las Islas Vírgenes Británicas creábamos las sociedades con Iñaki Zaizarbitoria. No había necesidad de moverse físicamente para hacer este tipo de operaciones. La renta del CBS fue 70 mil dólares mensuales aproximadamente, que representaba el 6% del valor de la propiedad. Las rentas de las propiedades iban a cada una de las cuentas correspondientes de cada sociedad. Yo cobraba las comisiones de venta nada más, entre el 0,8% y el 1,5% aproximadamente, me lo pagaba Muñoz en efectivo, en su casa generalmente”, declaró Todisco.

Los cien mil dólares de ganancias mensuales de alquileres salían, según los fiscales, de “inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata, Neuquén, Tierra del Fuego, Miami, Nueva York, además de empresas, garajes, participaciones accionarias, todo ello entre los años 2010 y 2016, por parte de un ex funcionario público que nunca antes había exteriorizado un patrimonio de esa envergadura” en su declaración jurada de bienes.

Pero tras la victoria de Mauricio Macri en las elecciones del 2015 se decidió desarmar y licuar las empresas y cuentas bancarias en EE.UU. y Suiza. Entonces, apareció en escena el ex ministro de Economía de Santa Cruz y ex titular de la ONCCA, Juan Manuel Campillo, con su sobrino, Gastón.

Comentarios