Política

Cristina Kirchner quedó al borde del juicio oral por los documentos históricos hallados en su casa

0

La Cámara Federal confirmó este miércoles el procesamiento de Cristina Kirchner por tener en su residencia de El Calafate documentos históricos: un prontuario del ex presidente Hipólito Yrigoyen y una carta que José de San Martín le escribió desde Francia al patriota chileno Bernardo O’ Higgins en 1835.

Sin embargo, la ex presidenta no deberá dar explicaciones en juicio oral por encubrir un robo, sino por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

A criterio de los camaristas Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia, la expresidenta accedió esos documentos en virtud de la función que cumplió a cargo del Poder Ejecutivo y haber declarado que los tenía. Tras la confirmación del procesamiento, la ex presidenta quedó al borde de un nuevo juicio oral.

En la residencia de El Calafate, el juez secuestró elementos que dispararon varias causas judiciales: un bastón presidencial que no había sido de los Kirchner, documentos de inteligencia, junto a una carta de San Martín y el prontuario policial de Yrigoyen –con anotaciones de 1906 a 1910-. Por cada hallazgo se abrió una causa diferente.

Para Bonadio, que tiene la causa de los documentos históricos, Kirchner conocía de la procedencia de estos documentos y no lo denunció. «No es factible concebir que la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, abogada, ex diputada, senadora nacional y ex presidenta del país por dos períodos, desconociera que tenía en sus manos dos instrumentos de trascendental relevancia histórica que, como tales, constituyen patrimonio cultural de la Argentina o de la República de Chile», sostuvo el juez en la resolución. «Alguien no identificado sustrajo dichos elementos y la encausada los receptó, manteniéndolos en su poder hasta ser habidos por la policía».

La defensa apeló y planteó una serie de cuestiones novedosas que Cristina Kirchner reveló en su libro, Sinceramente, que mañana será presentado en la Feria: aseguró que la carta de San Martín se la había regalado el presidente de Rusia Vladimir Putin.

El fallo, sin embargo, sostuvo: «No caben dudas en cuanto a que los documentos históricos examinados, por su naturaleza, forman parte de la historia y, como tales, son considerados por la ley como patrimonio cultural de la sociedad y no deben ser atesorados en secreto para el usufructo personal».

«De allí que, tras su recepción, era no sólo esperable sino también ineludible que Fernández de Kirchner informara al Archivo General de la Nación su tenencia, pues ello era una obligación expresa de la ley cuyo desconocimiento no puede alegar con éxito ni ampararse en una interpretación forzada de sus previsiones atento a la claridad normativa sobre el punto», sostuvo.