Desde que la administran el Estado y Moyano, OCA acumuló $17.000 millones de deuda con AFIP

Se trata de la empresa postal privada más grande del país, en la que se desempeñan 6076 empleados, de los cuales unos 5800 están afiliados a Camioneros

WhatsApp

La empresa postal OCA, coadministrada por decisión judicial desde hace ocho meses por el Estado y el sindicato de los camioneros de Hugo Moyano, acumuló una deuda con la AFIP de más de 17.000 millones de pesos, de acuerdo a los datos del contribuyente que maneja el organismo. Así, incrementó el pasivo que se verificó en 2017, cuando abrió el concurso preventivo, de $4494 millones.

OCA opera hoy con normalidad, aunque con un leve retraso en el pago de sueldos y sin hacer el total de los aportes al personal. Fuentes vinculadas a la quiebra informaron que el próximo paso será que el juez comercial Pablo Tejada ordene la venta y decida el contenido definitivo del pliego , lo que podría suceder entre marzo y abril. La compañía sería tasada entre 30 y 40 millones de dólares.

Además, habría una condición, impuesta por el sindicato: los trabajadores conservarían su antigüedad y sus derechos bajo el convenio 40/89, de los camioneros.

¿Qué pasará con la deuda una vez que alguien compre OCA? «La deuda es irrelevante porque en el pliego de ventas se va a pasar todos los activos de la empresa y la deuda quedaría en la quiebra», argumentó Rodrigo Condori, abogado del sindicato de camioneros y el hombre que Moyano ubicó en el timón de OCA, a La Nación.

Condori está hoy al frente de OCA junto con Pablo Yannibelli, director nacional de Fiscalización del Trabajo y la Seguridad Social del Ministerio de Producción. Junto con ellos están las interventoras María del Carmen Pérez Alonso y María Cristina Ratibel, encargadas de administrar los fondos y firmar los cheques.

OCA comenzó a caminar entre abismos hace cuatros años, con retraso en el pago de los sueldos, pérdida de clientes de peso y una deuda tributaria que crece hasta la actualidad. Patricio Farcuh, el exdueño y de quien se sospechó que actuó como testaferro de los Moyano a partir de movimientos financieros detectados por la Unidad de Información Financiera (UIF), buscó demostrar en la Justicia con imágenes de las cámaras de seguridad que entre junio de 2016 y mayo de 2017 la empresa fue «usurpada» en una suerte de «golpe de estado interno» por parte del gremio y dirigentes jerárquicos de la compañía que se habrían aliado al líder camionero.

Con dinero del sindicato, durante ese período en el que Farcuh denunció una usurpación, Moyano pagó parte de los sueldos de los empleados, lo que alimentó por entonces las versiones de que la empresa podría también ser suya. Camioneros aportó aquella vez 50 millones de pesos para afrontar el pago de los salarios y desactivar una huelga de su propia tropa.

Comentarios