Diego Filo: «Fueron años de trabajo y desarrollo junto al INTA»

El empresario que logró patentar un producto agrario en los Estados Unidos y Canadá cuenta su experiencia de haber trabajado durante casi una década con el instituto de desarrollo tecnológico

diego-filo
WhatsApp

El empresario argentino Diego Filo contó su experiencia de haber trabajado durante más de ocho años en sintonía con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para culminar con la creación de un producto que permite a los campos luchar contra los períodos de frío que afectan a sus cultivos.

«La experiencia de haber trabajado con el INTA fue una oportunidad única. El INTA es un organismo público que trabaja y genera soluciones constantemente para los campos locales, cuyos rindes pueden verse afectados por un abanico de agentes y factores climáticos», comenzó explicando el empresario, en diálogo con Alerta140.

En su caso, Diego Filo desarrolló junto a su padre, su tío -a cargo de la parte de desarrollo y tecnología- y el instituto nacional una solución para los campos que se ven afectados por las heladas. Puntualmente, trabajó en soluciones para campos del sur argentino, precisamente en el Alto Valle de la provincia de Río Negro.

«Allí hicimos pruebas científicas con especialistas, para combatir las heladas en las zonas que afectan directamente a los cultivos. Con este problema detectado, trabajamos en una composición orgánica que lo que hace es lograr la condensación antes que el congelamiento, trastocando el equilibrio de humedad. En este sentido, la composición orgánica ayuda a tomar agua del medio ambiente o de la planta, y anticiparse al daño celular que la llegada de una helada puede tener en los diferentes cultivos», comentó Diego Filo.

Éxito en el exterior

diego-filo
Diego Filo, titular de Agroredvia

Agroredvia, la empresa conducida por el argentino de 33 años, logró así el desarrollo de una solución específica para un problema muy común no sólo en los campos argentinos, sino también en regiones agrarias de otros países.

«Cuando vimos que los estudios estaban siendo eficaces en el sur argentino, nos dimos cuenta que era un producto que podía ayudar a chacareros de todo el mundo, ya que las heladas están presentes en una amplia cantidad de regiones», comentó Diego Filo a este medio.

El segundo paso fue el patentamiento en otros países. Así, la solución fue reconocida en Estados Unidos por la United States Patent and Trademark Office, bajo el nombre «Organic composition for protection of crops against black frost and the metod for it’s aplication». En EE.UU., la solución orgánica fue patentada bajo el número US 9.398.745.B2.

«Estamos trabajando ahora para que la solución sea reconocida como original en Canadá, Argentina y en países de Europa», completó el empresario.

«Sin el trabajo conjunto entre Agroredvia y el INTA esta creación no hubiera sido posible, por eso quiero también destacar el rol fundamental que tuvieron los científicos del instituto, que cuentan con una capacidad extraordinaria y una capacidad de trabajo de primer nivel», completó Filo.

Comentarios