El fiscal Moldes rechazó el pedido para detener a Paolo Rocca, CEO de Techint

“Entiendo que no hay riesgos procesales que conminar con una detención preventiva”, sostuvo en su escrito

WhatsApp

El fiscal ante la Cámara Federal, Germán Moldes, rechazó la posibilidad de pedir la detención de Paolo Rocca, el CEO del Grupo Techint, y del ex jefe de Gabinete Juan Abal Medina, entre otros empresarios y ex funcionarios. Con esto, queda en la nada la solicitud de los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo para que se dispusiera la prisión preventiva de esos procesados.

No obstante, Moldes sostuvo el recurso para que se confirme el procesamiento de Rocca como miembro de una asociación ilícita que repartió coimas. El pedido llega en momentos en que la Cámara Federal dejó afuera de la banda a todos los empresarios.

“Hace apenas unas pocas horas se acaba de pronunciar la Sala I de la Cámara Federal en las numerosas apelaciones interpuestas contra la resolución que el juez Bonadio dictara en la causa 3608/2018. Una primera lectura de lo decidido tanto en lo atinente a la calificación legal de los hechos pesquisados cuando en lo relativo a la posible imposición de prisión preventiva a algunos encartados, nos confirma la dirección que proyectábamos cuando empezamos a redactar este memorial”, dijo Moldes.

En el mismo escenario quedaron los empresarios Alberto Padoan y Rubén Aranda, Abal Medina y su secretario Hugo Martín Larraburu, que estuvo preso en los primeros días de la investigación.

“Creo que nada impone la necesidad de que los cinco mencionados pasen el procesado privados de su libertad y esto implica perder de vista cuál es el objeto procesal al que se los vincula”, dijo el fiscal, a contrapelo de lo que habían escrito Stornelli y Rívolo.

Moldes explicó: “Ríos de tinta han corrido para analizar, doctrinal y jurisprudencialmente, los antecedentes y pilares de la prisión preventiva. Una tendencia doctrinaria con algún eco jurisprudencial los ha limitado a la comprobación de, si estando en libertad los imputados, se podría ver entorpecido el avance de la investigación o el éxito del decurso de la instrucción –por una parte- o si existe una fundada presunción de que se fugaran en tanto dure este proceso –por la otra-“.

A criterio de Moldes, “no hay riesgos procesados que conminar con una detención preventiva de los cinco nombrados, por cuanto los antecedentes de su participación y sujeción al proceso no permiten inferir que en un futuro no se someterán a las obligaciones del mismo o las impuestas por el juez de la causa. En definitiva, sus características personales y su aportación al progreso del legajo destierran la idea de que existen los riesgos”, afirmó.

Comentarios