El Gobierno asegura que no entenderá el DNU y promete que las restricciones duras terminan el domingo

Con este panorama, a partir del próximo lunes volverá a regir el semáforo epidemiológico con los mismos parámetros y la correspondiente suspensión de actividades que contiene el proyecto de ley para manejar la pandemia que Fernández impulsa en el Congreso

WhatsApp

A pesar de que la curva no parece haberse aplanado con la cuarentena estricta de 9 días dictada por el Gobierno (este miércoles se registraron 35.399 casos), desde Casa Rosada aseguran que «no se va a cambiar» y que «no está en análisis» replicar el decreto de necesidad y urgencia (DNU), vigente hasta el 11 de junio, finaliza la etapa de aislamiento duro.

«A partir del 31 de mayo se sigue con las medidas del semáforo epidemiológico», había contestado este miércoles el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al ser consultado en radio La Red sobre cómo seguirían las restricciones.

Aunque la entrevista fue previa a que se conocieran los datos de contagios, la decisión del Gobierno parece estar escindida de las nuevas cifras. Además, el decreto ya prevé un cierre estricto para el fin de semana del 5 y 6 de junio y sólo flexibiliza las restricciones para actividades laborales: mantiene la limitación de la circulación nocturna, la prohibición de las reuniones sociales y el listado de esenciales que puede viajar en transporte público.

«Sabíamos que los contagios no iban a bajar de un día para otro y que probablemente siguieran creciendo porque hoy estamos viendo lo que pasó hace dos semanas y sabemos que recién en ese tiempo vamos a ver cuánto efecto generó este cierre», explicó un hombre de máxima confianza del Presidente.

«En general, vemos que la medida se está cumpliendo y que hubo una baja fuerte en la circulación”, analizó sobre el desarrollo de las actuales medidas.

El semáforo epidemiológico que volverá a regir el lunes divide al país en materia sanitaria por zonas (alarma y alto riesgo epidemiológico, y riesgo medio y bajo) de acuerdo a la ocupación de camas UTI o la incidencia de casos de los últimos 14 días, entre otras variables, es el que el Gobierno va a respetar “salvo -aclaran- cuando haya que pegar un martillazo”.

Comentarios