El Gobierno extiende el plazo de negociación de la deuda por la baja adhesión de los bonistas

Operadores del mercado estiman las conversaciones que se van a tener repecurtirán en lo financiero y en la plaza cambiaria, especialmente con un alta volatilidad del dólar, de la cotización de las acciones y de los bonos

WhatsApp

Horas antes del cierre formal del plan de reestructuración de la deuda que presentó el Gobierno por unos 68.000 millones de dólares (a las 17 hora local), anunciaron que continuarán negociando por dos semanas más, ante el bajo nivel de adhesión que tiene hasta el momento la propuesta de la Argentina.

Según informó Perfil, no va haber cambio de fecha formal, pero se continuará negociando con los fondos de inversión más importantes y que por ahora muestran un fuerte rechazo a la propuesta del Ejecutivo.

Fondos de inversión como Black Rock, Templeton y Fidelity (los más poderosos) ya dijeron que rechazan las condiciones que presentó Argentina para el canje de deuda: «Es un abismo la diferencia que hay ente lo que quieren esos fondos y lo que está dispuesto a negociar el Gobierno para tratar de llegar un acuerdo», resaltó un importante operador del mercado.

En concreto, hasta la mañana de este viernes 8 de mayo, el nivel de adhesión a la propuesta del gobierno argentino se ubicaba alrededor de un 35%, lo cual es sumamente bajo si se tiene en cuenta que un canje de deuda es considerado exitoso a partir de un nivel de respaldo del 70%.

Por eso, ante un escenario adverso, desde el Gobierno admiten que la mejor salida para minimizar los costos políticos es no anunciar la postergación de la fecha del canje pero continuar negociando hasta el 22 de mayo, que es cuando vence definitivamente un bono en divisas por 500 millones de dólares.

El ministro de Economía, Martín Guzmán y todo su gabinete se reunieron esta mañana en el Palacio de Hacienda  para conversar con los bancos coordinadores de la operación y con representantes de bancos y fondos de inversión.

En esta última semana, el ministro y sus principales asesores estuvieron analizando algunos «retoques» a la propuesta original, como para generar un mayor nivel de adhesión. Se trata de «tenues» cambios en cuanto a la quita de intereses, acortar en un año el plazo de gracia de tres períodos y una cierta mejora en la tasa de interés de los bonos de largo plazo.

Sin embargo, esas eventuales modificaciones habrían sido rechazadas por los fondos más importantes, quienes estarían dispuestos a una quita de intereses no más allá del 10% y consideran, además, que Argentina debería realizar un pago en este año como voluntad de cumplimiento.

Comentarios