El mal momento de Santi Maratea en Salta con los wichí: llevó donaciones y terminó escoltado por oficiales

El tema dio mucho debate en las redes, generando críticas al influencer por «querer demostrar poder», aunque desde su descargo el influencer reconoció que no sabía que se encontraría con esos problemas y respeta la posición de los wichí

WhatsApp

El influencer y conductor de radio Santi Maratea vivió un mal momento esta semana cuando, después de semanas juntando donaciones para la comunidad wichí en Salta, intentó llevarlas y fue increpado en el camino por miembros de la Comisión Chaqueña, que pidieron explicaciones y reclamaron ser los beneficiarios de esas donaciones. 

Todo comenzó cuando desde su cuenta de Instagram, Maratea convocó a sus seguidores a aportar $ 10, logrando en tan solo 24 horas lo suficiente para comprar dos camionetas nuevas. Una sería destinada para su amigo de la comunidad wichí Omar Gutiérrez, quien según la versión del influencer, quiere estudiar abogacía para defender los reclamos de su comunidad. La otra iba a ser destinada a la fundación Pata Pila, liderada por Diego Bustamante, que combate la desnutrición infantil en las comunidades guaraní, chané y wichí.

Sin embargo, antes de que pudiera llegar al destino final con las camionetas, los miembros de la comunidad wichí cortaron la ruta y comenzaron a reprocharle su disconformidad a Maratea por las donaciones. En un descargo que publicó en sus redes, aseguró que no pretende hacer caridad sino «poner el foco en el problema» y «hacer justicia», aunque respeta la posición de los otros miembros de la comunidad que no estaban de acuerdo.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Santi Maratea (@santimaratea)


En dicho descargo habló de «racismo estructural» al entender que su posición y la del intendente tratando de resolver cómo entregar las donaciones se sintetizaba en «tres blancos de ojos claros» que no sabían cómo resolver un problema que viene de hace 150 años, haciendo referencia a «la Campaña al Desierto» y las «injusticias» que hicieron esos «blancos colonizadores».

Finalmente, Maratea se reunió con el intendente, la Policía y su propio amigo Omar, donde terminaron resolviendo irse del lugar sin entrar con las camionetas. La fundación ya decidió no recibir la camioneta porque dijo que se actuó de manera desprolija y Omar se quedaría con las dos camionetas porque «tiene carnet de conducir» y «puede facturarlas».

Comentarios