El polémico acuerdo que cerraron Kicillof y Moyano para la provincia

¿Qué se traen entre manos el candidato a gobernador y el líder camionero?

WhatsApp

Este último lunes de septiembre, Axel Kicillof desayunó con Hugo Moyano en la sede de la Federación de Camioneros en Constitución para darle al camionero lo que buscaba desde hace tiempo: un mano a mano con el candidato a gobernador para hacerle una propuesta.

Moyano lo recibió escoltado por Pablo, su hijo y adjunto en Camioneros, y Rubén «Cholo» García, del sindicato de municipales. Kicillof llegó junto a Carlos «Cuto» Moreno, un nestorista que supo ser el número dos de Carlos Zannini hasta el 2007, y que luego sirvió como apoderado en el PJ y tiene, desde hace años, un despacho como diputado provincial.

A la mesa se sentó, también, Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y vicepresidente del PJ bonaerense, dirigente que en 2017 gestionó el reingreso de los Moyano al peronismo de la provincia, procedimiento que derivó en que Pablo se convierta en uno de los vice del partido.

¿De qué hablarlo? Consciente de que no es fácil imponerle un nombre al exministro de economía, Moyano le entregó un proyecto vinculado al transporte en la provincia de Buenos Aires que Kicillof prometió estudiar.

Fue, más que nada, un encuentro para abrir el diálogo entre dos actores y sectores que no han tenido puntos de contacto. Kicillof apareció en la escena K durante el segundo mandato de Cristina cuando la relación con Moyano estaba definitivamente rota y el jefe camionero militaba, desde la CGT, un postura dura contra la presidente en un área que estaba en manos del entonces ministro: la reducción del impuesto a las Ganancias.

Comentarios