En las terapias intensivas hay casi un 14% de pacientes vacunados

¿Cómo interpretar esta información a la luz de que tanto AstraZeneca como Sinopharm y Sputnik V vinieron asegurando que sus fármacos protegían contra la enfermedad severa por Covid, incluso con solo una dosis?

WhatsApp

a Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) informó este lunes que casi el 14% de los pacientes internados por coronavirus en 177 Unidades de Terapia Intensiva (UTI) había sido vacunado.

La SATI relevó la información de 177 UTI con 3.761 camas de instituciones públicas y privadas, que al cierre del reporte, el 28 de mayo, tenían una ocupación de nada menos que el 92%. Los casos de Covid, en ese espectro, representaban el 58%. De esos pacientes, el 12,1% había recibido la primera dosis contra el Covid, mientras que 1,5% había sido vacunado con el esquema completo.

Si se toma como “regla” eso de que “incluso una dosis evita la enfermedad grave y la muerte por coronavirus”, las internaciones mencionadas (y sumemos las muertes de una docente en Córdoba y del jefe de la Policía de Rosario, ambos vacunados con Sinopharm) deberían ser consideradas “excepciones” a esa regla primera.

Sin embargo, algunos expertos proponen que como norma es demasiado general, ambiciosa, y encima se repite livianamente. En ese sentido, sería necesario ampliarla para que ganara en precisión.

Pablo Bonvehí, jefe de Infectología del CEMIC, recordó que tanto AstraZeneca como Sputnik V reportaron una eficacia del 100% contra la enfermedad severa por Covid antes de los 21 días (es decir, entre las dosis 1 y 2), y que Sinopharm (sin dar datos de eficacia con una dosis) informó en la revista JAMA ese mismo nivel de protección tras el esquema completo, enseguida relativizó la lectura literal de esos datos.

“En esos estudios, la población que se incluye es en su mayoría adulta sin comorbilidades, lo cual no representa exactamente la realidad de los pacientes muy mayores, con muchas de estas comorbilidades o inmunocomprometidos. Sin embargo, aunque la respuesta de esas personas no sea idéntica a las del estudio, es muy importante vacunarlos”, apuntó.

Más allá de que suelan ponerse a la par, “ensayo” y “vida real” son muy distintos, y el primero suele olvidar algunos factores de la segunda. Por ejemplo, al observar quiénes están en el grupo «vacunados e internados» hay que considerar que solo el 20% de la población recibió alguna dosis. Y casi el 70% de las dosis fueron administradas a mayores de 60 años y a personas con factores de riesgo. En ese sentido, Bonvehí remarcó que sea “por edad como por algún déficit en las defensas, es muy probable que algunas de estas personas respondan menos a la vacuna”.

De hecho, ¿quiénes componen ese 14% de vacunados-internados? ¿De qué edades eran esas personas? ¿Tenían comorbilidades? La SATI no informó esos datos. Tampoco las fechas de vacunación y las de inicio de síntomas de Covid.

Comentarios