Entre la crisis y el COVID, las reservas y los alquileres en Mar del Plata no superan el 30%

Ante el temor de que impusieran restricciones (hecho que terminó sucediendo), Mar del Plata sufrió una significativa caída de reservas en hoteles y departamentos

WhatsApp

La expectativa que los habitantes de Mar del Plata sintieron cuando, el 19 octubre de 2020, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, confirmó la temporada de verano “con protocolos, aplicaciones y responsabilidad”, se dio de frente con la dura realidad.

En plena temporada alta, ni las reservas hoteleras ni los alquileres de casas o departamentos superan el 30% de sus capacidades. Durante los fines de semana que acontecieron, el repunte alcanzó el 40%.

“Es un enero muy malo en cuanto a la actividad turística. Vivimos un muy buen fin de semana largo que fue el del 8 de diciembre, eso nos dio esperanzas porque era el comienzo. Pero después cayó mucho, tuvimos un 40% como pico de reservas y bajó al 20/25% durante los días de semana. Son números que no alcanzan para cubrir los costos que tenemos”, explicó Eduardo Palena, vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (AEHG) de Mar del Plata, a Infobae.

El empresario, dueño del Hotel República, sostuvo que “tenía la esperanza de cubrir deudas por los nueve meses que estuvimos cerrados en 2020, sabíamos que no iba a ser un buen verano. En un enero ‘normal’ deberíamos estar en un 85%. La temporada pasada yo tuve una capacidad del 95%”.

La situación adversa también se refleja en los alquileres de casas y departamentos. Rodrigo Sanz, integrante de la Comisión de Turismo del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, precisó a Infobae que “la ocupación continúa baja si la comparamos de manera interanual. Pero hay que pararse en el lugar que estamos. En septiembre temíamos no tener temporada. Ahora, en la trinchera queremos hacer todo, pero tenemos temporada y tenemos que cuidarla”.

El sector inmobiliario expresa una cifra similar a la de los hoteleros: las reservas apenas superan el 30%. “Los departamentos que más quedaron desocupados son los de un ambiente o dos ambientes; los de tres o cuatro ambientes fueron alquilados con anticipación. No es muy fácil conseguir un departamento de categoría en alquiler”, detalló Sanz.

También remarcó que “los alquileres deben cumplir con un protocolo y los grupos de jóvenes no lo cumplen porque no son convivientes. A los que más les preocupa esta restricción nocturna es a ellos. Es el deseo de los chicos poder divertirse”.

El empresario hotelero sentenció: “Si sigue así la ocupación y no hay ayuda a nivel estatal, más de la mitad de los establecimientos va a cerrar. Es muy grave la situación, es complicado, muy largo. ¿Qué establecimiento puede durar 9 meses sin ingresos? No es ilógico lo que estamos pidiendo”.

Comentarios