Horacio Rodríguez Larreta descarta cerrar las escuelas primarias y cree en “sofisticar restricciones”

Este martes por la tarde el ministro de Salud, Fernán Quirós, y el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, tenían previsto concurrir a la Casa Rosada para hablar sobre la suba de los contagios y evaluar los pasos a seguir

WhatsApp

El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta no planea, al menos próximamente, cerrar las escuelas primarias porteñas. Lo que sí considera es pasar a la virtualidad las secundarias.

La Ciudad no está tan mal como en el pico de esta segunda ola, pero otra vez se observa una tendencia al crecimiento de los contagios que las autoridades vinculan con el clima: hace cada vez más frío y la gente busca lugares cerrados para reunirse.

Ese aumento de casos todavía no se ve reflejado en la ocupación de camas de terapia intensiva, que por ahora mantienen una inercia a la baja luego de la superación del pico de contagios registrado el 1° de mayo pasado en la Ciudad. Sin embargo, una nueva suba de casos se traducirá en diez días en un cambio de tendencia también en hospitales y clínicas.

El criterio que insiste en sostener Rodríguez Larreta está fundado en que los contagios se dan más en adolescentes que en chicos y en que la virtualidad es más difícil de sostener entre los alumnos más pequeños.

El jefe porteño sigue convencido, por los datos que maneja, que en las escuelas no hay más contagios que en el resto de la sociedad. Pero si los casos en general aumentan, los cepos podrían abarcar también la actividad educativa.

Sin embargo, el presidente Alberto Fernández no lo considera así: “Al final yo tenía razón”, dijo este martes cuando empezó a circular la versión de que la Ciudad está a punto de endurecer las restricciones, incluso en lo relacionado con las clases presenciales.

Como saldo a favor, el jefe de Gobierno cree que la pelea “contra la noche” se ganó a fuerza de controles, aunque no así el respeto a los límites que rigen para las actividades diurnas. Un ejemplo son los bares que siguen atendiendo puertas adentro. La Ciudad planea ajustar esos controles en esta lucha que también es contra el frío.

Las clases presenciales -sobre todo las de los más chicos- serían el último derecho que Rodríguez Larreta estaría dispuesto a “entregarle” al Covid, sobre todo después de haber tamizado su pelea política en la Corte Suprema y haber recibido la razón.

Comentarios