Impuesto a la riqueza: a qué legisladores les tocaría pagarlo

Se trata de los legisladores que declararon un patrimonio superior a $200 millones y deberán hacer su “aporte solidario, extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia”

WhatsApp

De aprobarse este martes en el recinto de la Cámara baja el impuesto por única vez a las grandes fortunas, tres diputados y cinco senadores deberán pagarlo.

Según informaron Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli para Infobae, se trata de los diputados Atilio Benedetti, Máximo Kirchner (impulsor de la iniciativa junto a Carlos Heller) y José De Mendiguren (de licencia por estar al frente del BICE), y los senadores José Alperovich (Tucumán), Maurice Closs (Misiones), Eduardo Costa (Santa Cruz), Roberto Basualdo (San Juan) y Juan Carlos Romero (Salta). Estos ocho legisladores informaron en sus declaraciones juradas 2019 presentadas ante la Oficina Anticorrupción (OA), bienes y dinero por encima del mínimo exento previsto en el proyecto de $200 millones.

Una vez aprobado el proyecto, deberán hacerlo por sumas que van de los $4,2 a los $36,3 millones.

El impuesto, redactado por Heller a pedido de Máximo Kirchner, establece el pago de una tasa progresiva para las personas físicas o “humanas” argentinas a partir de los $200 millones. No importa que la persona tenga residencia fiscal en otro país, pero no alcanza a los extranjeros. Arranca con una alícuota del 2% y llega hasta 3,5% para patrimonios de más de $3.000 millones en el país. La tasa se eleva hasta un máximo de 5,25% para quienes tengan bienes en el exterior. Si deciden repatriar el 30% de sus tenencias financieras afuera, quedarán exceptuados de ese diferencial y serán igualados con el resto de los aportantes en el país.

Máximo Kirchner, líder de la bancada del Frente de Todos, debería pagar $5.834.784, según las franjas patrimoniales por encima del mínimo exento y las alícuotas establecidas en el texto que se discutirá mañana. El oficialismo confía en tener los números para aprobarlo, pese a la oposición de Juntos por el Cambio.

Máximo declaró 27 propiedades por un total de casi $90 millones, de las cuales 25 corresponden a la herencia que recibió de su padre, junto a su hermana en partes iguales. Cristina Kirchner les donó, a su vez, a sus dos hijos todos sus bienes en 2016 para evitar embargos cuando comenzaron a multiplicarse las causas por presunta corrupción en su contra.

Además de Máximo Kirchner, los otros dos diputados que deberían pagar este nuevo tributo son Benedetti, de Juntos por el Cambio, y De Mendiguren, actual presidente del BICE con licencia en su banca de legislador, y hoy alineado con el oficialismo.

Con un patrimonio declarado de $332,6 millones, Benedetti es el más rico de los diputados nacionales según sus declaraciones juradas 2019. Ese dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) – debería pagar $6.734.668 del impuesto a las grandes fortunas. Productor agropecuario oriundo de Larroque, Benedetti es el dueño del 75% de la Tierra Greda SA. Establecida en esa localidad entrerriana de la que fue intendente, valuó esa participación en $162,5 millones. También posee el mismo porcentaje de Tabare Inversiones SA, destinada a inversiones inmobiliarias, que consignó en casi $90 millones. El año pasado se desprendió del 22% que tenía en el frigorífico Carnes del Interior. Le vendió esa participación a una empresa santafesina también del rubro cárnico, Euro SA, y aún le quedan por cobrar $24 millones, según le explicó a Infobae.

De Mendiguren, en tanto, con un patrimonio declarado de $250,7 millones, tendría que hacer un “aporte” de $5.015.085, de acuerdo al dictamen aprobado por su bloque.

Al cierre del 2019, este empresario textil y ex diputado del Frente Renovador declaró tener 5 inmuebles por un total de $6,7 millones a valor fiscal. En cuanto a autos, consignó un Audi Todo Terreno Modelo Q7 valuado en $2.737.900. Asimismo, declaró títulos por $84 millones, de los cuales $70 millones son bonos norteamericanos, y el resto de España, y Bolivia. Sus acciones en ocho empresas y la tenencia en títulos sumaban, al cierre del ejercicio 2019, un total de $173,8 millones, un valor cercano a los USD 3 millones. Incluyen $48.174.539 en su empresa Cedeira Internacional, con la que informó un crédito a su favor de $5,5 millones. “Esta sociedad tenía los locales de (la cadena de artículos deportivos) Stock Center en su momento, y después me quedaron algunas propiedades”, explicó ante la consulta de este medio. También informó Obligaciones Negociables en la empresa de generación de energías renovables Genneia por $18.147.000, y otros $11.137.207 en la Ganadera San Rafael SAGF.

Los senadores alcanzados

El senador que más impuesto pagará será Alperovich: de su patrimonio declarado de más de $1.387 millones, el ex gobernador tucumano debería pagar una vez aprobada la ley, $36.370.550. Electo por el Frente para la Victoria en 2015, actualmente de licencia sin goce de sueldo desde noviembre pasado después de haber sido acusado de abuso sexual por su sobrina, es el legislador nacional con mayor patrimonio de todo el Congreso de la Nación.

En el ranking patrimonial le sigue el misionero Closs, del Frente Renovador de la Concordia, hoy parte del bloque del Frente de Todos. Con bienes y dinero declarados por casi $784 millones al cierre del 2019, el impuesto que debería pagar el actual vicepresidente primero de la Cámara alta asciende a $18.309.495.

En tercer lugar en el ranking patrimonial entre los senadores, se ubica el radical santacruceño Costa. Informó ante la OA $662,6 millones en bienes, acciones de empresas y dinero, por lo que el impuesto que debería pagar -siempre teniendo en cuenta su declaración al cierre del 2019- sería de casi $15 millones.

El fallido ex candidato a gobernador de Santa Cruz por Cambiemos informó ser dueño de ocho inmuebles por un total de $951.000, a valor fiscal y es dueño del 90% la empresa Patagonia Retail SA, radicada en Ushuaia (Tierra del Fuego) porcentaje que cotizó en $61 millones, y es accionista de varias concesionarias de autos: Austral SA, cuyo 50% valuó en $12,6 millones; de EH Motors SA, de la que posee el 47,50% y declaró en $16,5 millones; del 44% de Autostop SA, que consignó en $12,9 millones, y del 50% en 8K RPM SA, en $134.000.

El senador por San Juan Basualdo, del bloque Producción y Trabajo, se ubica en cuarto lugar en el ranking de los integrantes de la Cámara alta con más patrimonio neto y también deberá pagar el “aporte solidario”. Según su última declaración jurada, este ex dirigente justicialista -que ingresó a la Cámara alta en 2017 por la Alianza Cambiemos- poseía al cierre del 2019, $417,6 millones. De acuerdo a esta suma, el impuesto que deberá tributar es $8.690.861.

El quinto senador que deberá desembolsar dinero de su bolsillo para hacer frente a esta iniciativa del oficialismo es Romero, ex gobernador salteño por tres períodos consecutivos. Declaró un patrimonio de $214,4 millones y debería pagar $4.288.011.

 

Comentarios