Insultos y reclamos: escracharon a Magario en la misa por la policía baleada en San Justo

La mandataria debió retirarse del lugar tras recibir insultos, gritos y reclamos por la seguridad por parte de varios vecinos

WhatsApp

La intendenta del municipio bonaerense de La Matanza, Verónica Magario, vivio un incómodo momento este martes cuando asistió a la misa en la iglesia del Obispado de San Justo para pedir por la salud de la policía baleada en el tiroteo de la comisaría.

Magario fue cuestionada por el ataque que sufrió la comisaría de San Justo el domingo pasado a la madrugada, del que salió gravemente herida la agente Rocío Villarreal, de 25 años, tras recibir un tiro en el abdomen. La joven madre de una nena de 3 permanecía internada en estado reservado en el Centro Médico Fitz Roy, del barrio porteño de Palermo, donde los médicos determinaron que el disparo le ocasionó «lesiones severas en la columna».

La ceremonia religiosa se organizó para pedir por Villarreal, pero cuando Magario se presentó en el lugar fue escrachada y se vio obligada a retirarse.

Un móvil de TN la interceptó a la salida, y mientras contestaba (o trataba de evadir) las preguntas, se escuchaban de fondo los gritos de algunos vecinos que la siguieron cuando se fue de la misa. «¡Dónde está la seguridad!», «Ladrona», «Poné a la policía», «Delincuente», «Mirá cómo matan a la gente», fueron algunos de los reproches que se le hicieron.

Esta no es la primera vez que escrachan Magario, ni siquiera la primera en Abril: a mediados de mes, la intendenta fue criticada cuando realizó una conferencia de prensa en la que disparó fuertes críticas a la gobernadora María Eugenia Vidal en el mismo momento en el que velaban los restos de Leandro Miguel Alcaraz, el chofer de la Línea 620 asesinado por dos pasajeros.

Comentarios