Jueces nacionales y federales esperan el dictamen de Diputados para decidir si renuncian

El proyecto oficial prevé que el haber inicial se calcule ya no a partir del 82% móvil del último salario en actividad, sino del 82% del promedio de los salarios de los últimos 10 años, ajustados por un índice que no está especificado en la iniciativa

WhatsApp

Los jueces nacionales y federales que ya tienen la jubilación concedida esperan los dictámenes de las comisiones del Congreso antes de decidir si renunciarán antes de que se apruebe la nueva ley impulsada por el oficialismo, que reduciría sus haberes.

El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle, asegura que alrededor de 300 magistrados podrían irse, afectando el servicio de justicia por las vacantes que quedarían.

Durante el fin de semana largo, los jueces con la jubilación concedida analizaron sus opciones: quedarse y arriesgarse a perder un porcentaje de su jubilación una vez que se apruebe la nueva ley o renunciar antes del cambio y pelear para que se reconozcan sus derechos adquiridos.

Aun así, los que ya renunciaron no tienen garantías de que puedan jubilarse con el régimen actualmente vigente.

Hay dos interpretaciones: los que se apoyan en una doctrina de la Anses sostienen que los derechos se adquieren con el cobro del primer haber jubilatorio y no con la renuncia. Si esto fuera así, firmar la dimisión en el Ministerio de Justicia no les garantiza nada. Otros jueces, en cambio, creen que si se van ahora podrían hacer valer sus derechos, porque en última instancia el reclamo se va a judicializar y la Corte sería la que tenga la última palabra.

Una jueza que lleva años en el Poder Judicial dijo que lo que la mueve a no renunciar es que se siente empujada por el Gobierno para dejar el cargo: si se quedara, calcula que cuando se jubile perdería al menos un 20% de lo que le correspondería si se mantuviera el sistema actual. Aunque todo es incertidumbre, porque nadie sabe qué índice se tomará para el ajuste.

En el tribunal hay malestar, incluso de Ana María Figueroa, cercana al kirchnerismo. Ella viene de la profesión y la docencia, y desde allí llegó a la magistratura, por lo que se vería perjudicada por la nueva ley, porque con los cambios no le darían la cantidad de años de aportes como jueza para acogerse al beneficio antes de cumplir 75 años.

Siete de los 15 jueces de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal están en condiciones de renunciar. El juez Leopoldo Bruglia, de la Cámara Federal, ya les dijo a sus pares que no piensa irse. Piensan distinto numerosos jueces de la Cámara Civil y de la Cámara Laboral, que evalúan qué hacer.

Comentarios