La Ciudad lanzó una aplicación para denunciar más facilmente a los boliches en infracción

En la app se podrá denunciar la irrupción del suministro de agua fría, los servicios de vigilancia que agreden a los concurrentes y la venta de bebidas alcohólicas a menores

WhatsApp

La legislatura porteña aprobó este jueves una ley que suma un ítem a la aplicación BA 147, que permitirá denunciar en tiempo real cualquier tipo de irregularidad que se observe en locales bailables.

“Con esta ley, jóvenes y adultos tendrán acceso a un mecanismo ágil y en tiempo real a través del cual podrán realizar reclamos o denuncias sobre anomalías en locales bailables o en grandes eventos, como interrupción del suministro de agua, hacinamiento, irregularidades edilicias, de seguridad o de discriminación, entre otras”, explicó la presidenta del Bloque Peronista, María Rosa Muiños, autora de la iniciativa.

La aplicación, que ya funciona para todo tipo de reclamos vecinales, tendrá “una herramienta para que se puedan hacer reclamos o denuncias de cualquier índole en forma inmediata, mediante el envío de fotografías, llamados y/o mensajes de texto. También servirá para alertar a las fuerzas de seguridad sobre conductas delictivas que podrían darse en fiestas o festejos con escasa luz y ruido excesivo”, dice el texto de la ley.

“Luego de recibida una denuncia o reclamo por violación a las disposiciones del Código de Faltas, al Código de Habilitaciones y Verificaciones, al Código Contravencional y/o a cualquier otra disposición normativa o cuerpo de leyes, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dará intervención inmediata a la autoridad competente según corresponda”, explicó la legisladora peronista.

“Esperamos que esta Ley sea una solución porque, a pesar de que estos Códigos contemplan sanciones a la irrupción del suministro de agua fría potable, al ingreso de una cantidad de personas superior a la capacidad autorizada, a servicios de vigilancia que agreden a los concurrentes y a la venta de bebidas alcohólicas a menores de dieciocho años, las mismas muchas veces no se aplican y los locales continúan funcionando sin ningún tipo de control”, concluyó Muiños.

Comentarios