La increíble y sospechosa fortuna de Pablo Biró, el Moyano de los aviones

En septiembre de 2019, se filtró su recibo de sueldo. En ese entonces cobraba $310 mil pesos en bruto; o sea, unos $250 mil pesos netos. Hoy tiene al menos dos casa y tres autos de lujo

WhatsApp

A pesar del freno que tuvo la industria aeronáutica este 2020, Pablo Biró, el Secretario General de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), tuvo gran fin de año: consiguió un aumento salarial para sus afiliados superior al 7% que le había ofrecido el gobierno durante el 2020 y triplicó los ingresos de los integrantes del gremio. Además, formó parte de la comitiva oficial que trajo las primeras 300 mil dosis de la vacuna Sputnik V desde Moscú, Rusia.

Es parte de la cuarta generación de pilotos en su familia. Daniel y Jorge, dos de sus hermanos, comparten la misma pasión e ingresos económicos.

Biró llegó a la vicepresidencia de APLA acompañando al moyanista Jorge Pérez Tamayo durante el kirchnerismo. Juntos, Tamayo y Biró, tuvieron un vuelo sin problemas, hasta que una disputa por el adelanto de un pago por $35 millones a OMINT, prestadora de la obra social de APLA, en enero de 2012, inició las turbulencias.

El último año antes de que Biró ganase sus primeras elecciones por la presidencia de APLA estuvieron enfrentados. Muchos miembros le recriminaron entonces haberse convertido en un «kirchnerista ciego» y de haberse rodeado de La Cámpora cuando, en 2012, se produjo la ruptura entre el Hugo Moyano y Cristina Fernández de Kirchner.

En 2015, retuvo el liderazgo del gremio en una elección más que inusual: adelantó las elecciones, con el objetivo de evitar la simultaneidad de éstas con una potencial salida del kirchnerismo del poder nacional (lo que terminó sucediendo) y así aumentar sus probabilidades de asegurarse el cargo, por lo menos, hasta junio de 2019 (donde fue reelecto). Además, en esos comicios su rival fue Daniel Biró, su hermano, moyanista, con quien se peleó por diferencias políticas y a quien venció por apenas 33 votos sobre 1.500.

Los Biró poseen en Ituzaingó dos propiedades millonarias: un impactante chalet ubicado en Balbastro al 1500, y una propiedad en León Bloy al 300, que es la declarada ante la AFIP como el domicilio de actividad fiscal. Según informó Periodismo y Punto, Pablo es monotributista de la categoría «B» (hasta el 2017 era categoría “A”, la más baja), y su actividad está en el sector «agropecuario», en la categoría de «agricultura, ganadería, silvicultura y pesca», tanto para «cultivos temporales», como «cultivos de pastos forrajeros».

Su actividad como monotributista se vincula a un campo que posee en la localidad de Castelli, provincia de Buenos Aires, valuado en $263 mil pesos. Por otra parte, su hermano le pagó, en julio de 2017, a «Industrias John Deere Argentina S.A.»la suma de $900 mil pesos. La compañía es una empresa local de capital extranjero, subsidiaria de «Deere & Company», líder en fabricación y comercialización de equipamiento agrícola a nivel mundial. En Argentina se dedica a la fabricación, venta y comercialización de maquinaria agrícola y motores. Según fuentes consultadas por el medio, posee dos terrenos más, que los está pagando en cuotas. Uno en la localidad de Pilar, Provincia de Buenos Aires.

El gremialista de los pilotos tiene varios autos de colección: es dueño de un Citroën AZ, modelo 1977, que no se consigue en nuestro país y en Estados Unidos está valuado en USD 25 mil dólares; y una Subaru Outback 2.5, modelo 2007, con un precio de USD 6 mil dólares.

Por otro lado, su esposa, Andrea Rey, no posee ingresos demostrables ni actividad en la AFIP en la actualidad; aunque registró un domicilio fiscal en Condarco al 1300, en Wilde, provincia de Buenos Aires. Tampoco tiene impuestos dados de alta. No está en relación de dependencia, no es monotributista y tampoco autónoma. Su único trabajo registrado fue en Aerolíneas Argentinas, como azafata, entre febrero de 2007 y mayo de 2010. Sin embargo, es dueña de un Jeep Cherokee AT, modelo 2000, valuado en USD 23 mil dólares.

Los hermanos de Biró no se quedan atrás. Jorge es vecino en Ituzaingó de su hermano Pablo (es propietario de un chalet sobre la calle Balbastro) y además posee otra propiedad en Morón ubicada en Peredo al 1400.

Jorge Biró, hermano mayor de Pablo, es empleado de LAN Argentina SA y dueño tres vehículos: un Mitsubishi Montero Turbo GLX, modelo 1988, con un valor de mercado actual de USD 8 mil dólares. Además, un Jeep Wrangler Unlimitted 3.8, modelo 2008, valuado en la actualidad en USD 11 mil dólares. También, un Volkswagen New Beetle 2.5, modelo 2008, con precio de mercado, hoy en día, de $819 mil pesos. del mismo año.

Desde el 2000 a la actualidad, Pablo Biró realizó cerca de 88 viajes al exterior. Pero según las planillas trimestrales de la empresa estatal, Biró prácticamente no trabaja. De hecho, las pocas horas que vuela son por temas políticos y mediáticos, como el vuelo a China, denominado «Operación China» y el viaje a Rusia, que se nombró «Operación Moscú». Es evidente que el «Señor de los Cielos» no vuela por trabajo, sino por placer tal como está registrado en la página oficial de Aerolíneas.

Según la DD.JJ. de ganancias presentada ante la AFIP en 2016, Biró tuvo ingresos por $2.380.000 pesos con un ingreso mensual de $185 mil pesos. Por otra parte, de su DD.JJ. de Bienes personales para el mismo período surge que su tenencia patrimonial alcanza los $3.600.000 pesos. Al 31 de diciembre de 20016, Biró declaró la tenencia en efectivo de casi $1.400.000 pesos, a pesar de que Aerolíneas Argentinas le paga su sueldo por el sistema bancario; compuesto por USD 75.900 dólares y $195 mil pesos. A la salida del cepo cambiario adquirió USD 30.000 dólares y USD 26.000 dólares en 2017. Biró debió contar con anterioridad con, aproximadamente USD 45.000, los cuales se corrobora que fueron adquiridos entre los años 2010 y 2011, previo al comienzo de las restricciones impuestas por el kirchnerismo al mercado de cambio.

No realiza gastos frecuentes con tarjeta de crédito, lo cual resulta llamativo. Si a esto le sumamos que ambos son viajeros frecuentes y que su mujer no tiene ingresos de ningún tipo declarados, surge, como mínimo, un interrogante: ¿cómo pagan sus gastos? Si a los hechos nos basamos, denota que existiría una maniobra para mantenerse fuera del sistema financiero y en la mayor informalidad posible.

Comentarios