Política

La no tan inexplicable vida de lujo de la hija del recaudador de Cristina Kirchner

0

¿Qué tiene que hacer una secretaria, con un sueldo de $35.000 pesos, para hacerse dueña de un departamento de lujo en Puerto Madero valuado casi en un millón de dólares? Nacer en la casa de un ex funcionario kirchnerista de alto rango, aparenttemente.

Antonella Sol Capaccioli, hija de Héctor Capaccioli (recaudador en la siempre sospechada campaña de Cristina Kirchner en 2007 e imputado en causas por asociación ilícita, peculado y lavado de dinero), es empleada de una empresa farmacéutica vinculada a Hugo Moyano a través de uno de sus conocidos testaferros, Marcos Hendler.

Según informó Tribuna de Periodistas, el hombre, del riñón de Alberto Fernández, se encuentra involucrado en la causa del triple crimen de General Rodríguez y el expediente que investiga el tráfico de efedrina.

Capaccioli es un dirigente gremial que durante el gobierno kirchnerista supo ostentar el cargo de superintendente de Servicios de Salud (SSS) y, por sus múltiples contactos con empresas farmacéuticas y droguerías, fue designado para cubrir el rol de recaudador para la campaña presidencial 2007 de Cristina y el Frente para la Victoria, la misma en la que se descubrió que se lavó dinero narco.

Antonella Sol Capaccioli se recibió como licenciada en Relaciones Públicas en la Universidad de Palermo y, en 2009, consiguió acomodarse como secretaria en la empresa Droguería Urbana SA, firma que hoy ha sido reciclada como Audifarm Salud SA. Allí aparece como titular otro siempre sospechado: Marcos Hendler, un ex comerciante de telas y ropa de Villa Domínico, histórico socio del Club Atlético Independiente, donde forjó una relación con Hugo Moyano, quien es considerado el verdadero «dueño» de ambas droguerías, y quien introdujo en este negocio a Hendler.

Hendler también es íntimo de Pablo Echarri: fue el primero en bancarle los primeros pasos en su carrera artística, se hizo cargo del manejo mediático durante el secuestro de Antonio Echarri, el padre de Pablo en 2002, y hasta fue testigo del civil en el casamiento con Nancy Dupláa.

La hija de Capaccioli se ganó la confianza de Hendler y empezó a ser su «valijera», y sería la encargada de llevar las coimas de la empresa Audifarm a distintos directivos de hospitales y obras sociales para el arreglo de sobreprecios y de expedientes.

A partir de 2016, Antonella comenzó a tener más poder dentro de Audifarm, y se empezó a encargar de los vínculos directos con la Obra Social de Camioneros, principal cliente de esa firma.