Las alimenticias piden que los dejen aumentar y denuncian un atraso de precios de hasta el 20%

Sin mantener encuentros individuales desde hace unos dos meses con la secretaria de Comercio, Paula Español, la industria de alimentos y bebidas reclamará la eliminación del programa y, de no ser posible, un nuevo aumento de precios

WhatsApp

Desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio la Secretaría de Comercio Interior solo permitió un aumento, el 15 de julio, a las empresas de consumo masivo. Esa suba fue de hasta 4,5% (3% en promedio), a pesar de los reclamos por las subas de costos que habían sufrido desde marzo. Los aumentos no llegaron a compensar los incrementos que pedían, pero por lo menos agradecieron que comenzara una gradual actualización. A un mes de esos incrementos y sin noticias aún de nuevos ajustes, la industria volvió a la carga.

Varias fuentes de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal) confirmaron a Infobae que pidieron un encuentro con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y que en principio se realizaría entre miércoles y jueves de la semana próxima. El programa Precios Máximos, que congeló los valores de gran parte de los productos que se comercializan en los supermercados a los del 6 de marzo, se fue prorrogando mes a mes y ahora vuelve a vencer el 31 de agosto.

Kulfas admitió hace unas semanas que Precios Máximos no era un programa sostenible por mucho tiempo y que se trató de una respuesta de emergencia ante la pandemia: “No teníamos ninguna intención de ir por ese lado. Creemos que su aplicación logró los resultados esperados, se estabilizó la inflación en un nivel relativamente bajo y no hubo desabastecimiento, más allá de faltantes puntuales”, había dicho el ministro en una charla invitado por la Cámara de Comercio norteamericana en el país (Amcham).

En esa oportunidad, admitió que las empresas con las subas otorgadas no recompusieron todas las subas de costos pero que fueron un primer paso para avanzar en esa dirección. Y afirmó: “Esperamos ir saliendo gradualmente de este esquema”.

Sin mantener encuentros individuales desde hace unos dos meses con la secretaria de Comercio, Paula Español, según confirmaron en varias compañías, la industria de alimentos y bebidas reclamará la eliminación del programa y, de no ser posible, un nuevo aumento de precios.

Si bien reconocen que las subas deberán ser paulatinas, acumulan una lista cada vez mayor de incrementos en los costos. Cada vez más sectores acordaron paritarias, el peso se siguió devaluando (el dólar mayorista subió 2,9% en un mes, de $71,36 a $73,48), con el impacto que ello tiene en los insumos importados. También siguen en alza los costos logísticos, impulsados por el aumento en los combustibles y en los sueldos del gremio de Camioneros, aseguran en el sector.

“Hay muchos temas para hablar con Kulfas. Por un lado, seguimos esperando la promesa de que iba a haber un microaumento por mes. Aparte, durante este tiempo se devaluó más la moneda, se empezaron a cerrar paritarias, subió la nafta. No se puede eliminar la inflación por decreto”, aseguró el directivo de una importante firma alimenticia.

Comentarios