Liberan a un empresario y aceptan a otro como «arrepentido» en la causa de los cuadernos

El testimonio de uno permitió la excarcelación del otro, que estuvo preso durante 25 días.

WhatsApp

El empresario y dueño de IMPSA, Enrique Pescarmona, se convirtió oficialmente en imputado colaborador en la causa de los cuadernos de la corrupción. Además, la Justicia ordenó la excarcelación de Francisco Valenti, directivo de esa compañía. 

Pescarmona presentó un escrito el miércoles para pasar a ser un «arrepentido», y el acuerdo fue homologado por el juez Bonadío. En su declaración, había dicho que estaba dispuesto a «ofrecerse a colaborar» y «ayudar» a Francisco Valenti, quien estuvo preso 25 días.

Valenti y Pescarmona están imputados como partícipes de la asociación ilícita comandada por Cristina Kirchner. El empresario está señalado de haber realizado pagos ilegales por 2,8 millones de dólares. 

Pescarmona es dueño de la compañía que ganó una licitación de 520 millones de dólares para la fabricación de diez turbinas para la central hidroeléctrica de Tocoma. Un negocio que no salió como se esperaba y la empresa terminó endeudada en 1.100 millones de dólares.

En esta causa, según la publica Clarín, Valenti «realizó pagos por IMPSA SA, habiéndose reunido con Baratta en el hotel «Feir’s Park» en varias oportunidades: ocho encuentros en 2008. En 2009 le atribuyen cuatro entregas, una de ellas por 150.000 dólares y «una caja de vinos que Muñoz se lleva a Uruguay con una recaudación «.

Comentarios