Los alimentos básicos aumentaron entre 17 y 20 puntos por encima de los salarios y las jubilaciones

La situación es todavía peor para las personas con sueldos no registrados, que en estos últimos meses vienen con aumentos más bajos

WhatsApp

En el último año, los precios de los alimentos básicos le sacaron entre 17 y 20 puntos a los salarios formales y a las jubilaciones y pensiones. 

En los últimos 12 meses, a abril, la canasta básica de alimentos aumentó entre 49,1%, en la Región Metropolitana y 51,8% en Tucumán. La inflación promedio fue del 46,3%, mientras los salarios formales y jubilaciones, a marzo, subieron en un año entre el 29,4 y 33,3%, según los registros oficiales.

De estas cifras se desprende que salarios formales y las jubilaciones y pensiones retrocedieron un 10% frente a la inflación y entre un 12/13% con relación al incremento interanual de los alimentos básicos.

En abril y mayo los que ganan la jubilación mínima ($ 20.571) recortarían apenas una parte de esa pérdida por el cobro del plus de los $ 1.500. Aún así, en 13 y 14 meses acumularán un alza del 38,8%, por debajo de la evolución de los precios de la canasta básica alimenticia que rondará el 55%.

En junio, el aumento del 12,12% en las jubilaciones no alteraría mayormente este escenario para los que ganan la jubilación mínima porque el aumento absorbe los bonos de $ 1.500.

En el caso de los salarios dependerá de los aumentos que se están pactando en las paritarias, con subas en cuotas del orden del 30/35% anual, lo que seguramente obligará a ejecutar las cláusulas de revisión pactadas en los convenios porque las proyecciones de inflación superan esos porcentajes.

Un año atrás, el salario promedio formal neto superaba en un 10% al valor de la canasta familiar básica de pobreza. El mes pasado, la canasta de pobreza cerró en $ 62.957,54.

En tanto, en marzo el salario registrado en promedio, luego de los descuentos de jubilación y salud, quedó en mano $62.921,58, 36 pesos por debajo del valor actual de la canasta familiar tipo.

La pérdida de ingresos en relación a los precios de los alimentos se amplía para los salarios más bajos que, en relación al promedio, aumentaron en porcentajes menores.

Los sectores de menores ingresos destinan el 45,2% de sus gastos a la compra de alimentos. En la otra punta, el 20% más rico, el 26,6%. Por eso la suba de los precios de los alimentos golpea más a los que tienen ingresos bajos.

Comentarios