Los lujos de la política: Cristina Kirchner tomó tres vuelos de aviones presidenciales a Santa Cruz en una semana

La vicepresidenta volvió a sus viejos trotes de 2015, donde traían funcionarios, pasajeros, bolsos con dinero y muebles en aviones presidenciales, algo judicialmente reconocido por los ex pilotos de aquella época

WhatsApp

Tal como cuando era presidenta y usaba los aviones oficiales para llevar «diarios» a Santa Cruz, Cristina Kirchner sigue haciendo uso y abuso de los vuelos presidenciales.

Un informe de Periódico de Tribuna reveló que, en Santa Cruz, en la última semana, se registraron  res grandes movimientos de los aviones oficiales: el T-10 salió de Buenos Aires y aterrizó en El Calafate el día 23 de abril a las 17:40, dejó a la vicepresidente CFK y 18:20 horas decoló rumbo a su base en Buenos Aires.

Este miércoles 27 de abril, el T-11 llegó desde Buenos Aires a El Calafate a las 19:00 hs aproximadamente. En él se subió, alrededor de las 20:40, Cristina Fernández rumbo a Río Gallegos, donde arribó a las 21:10 hs y desde el aeropuerto internacional de esta capital fue trasladada a su vivienda particular en calle Mascarello.

Menos de 24 horas después, la vicepresidenta tomó el T-11 alrededor de las 18:50, la vicepresidente partió con destino a Capital Federal.

La vicepresidente volvió a hacer uso de las máquinas oficiales para trasladarse ida y vuelta a la provincia, con una nota distintiva en esta oportunidad: el segundo movimiento de aviones presidenciales, fue con el T-11 el cual voló vacío de Buenos Aires a El Calafate, solo para traer a CFK de la villa turística a Río Gallegos y luego volvió a Buenos Aires. Veintiuna horas después, el mismo avión, en este caso el T-11 volvió de Buenos Aires para llevar a la vicepresidente a Buenos Aires.

La estadía de Cristina Fernández en Santa Cruz le costó al estado 4 mil dólares por hora del Lear. Teniendo en cuenta un tiempo aproximado a las 3 horas de viaje por vuelo; 3 viajes ida y vuelta Bs As/ Santa Cruz (total 6 vuelos – 18 horas en el aire) más el viaje entre El Calafate-Río Gallegos, una media hora más de vuelo, resulta uno de los más caros desde que el kirchnerismo volvió al poder: 74 mil dólares estadounidenses.

Hasta no hace mucho, la viuda de Kirchner utilizaba Aerolíneas Argentinas para llegar a El Calafate los fines de semana. No se sabe la razón por la que ha decidido hacer uso de la flota presidencial, solo que ésta vez para trasladarse de El calafate e Río Gallegos, también ordenó fletar un avión presidencial desde Buenos Aires.

Las mismas fuentes recuerdan los constantes viajes de la flota presidencial a Santa Cruz hasta el, tal como OPI fue relatando a lo largo de esos años y declarado por ellos mismos en las causas.A propósito, recordemos, aunque no tenga directa incidencia en la responsabilidad de la presidencia de la nación, pero es todo un gesto político a los que sufren una urgencia de salud, que la provincia, a través de la Caja de Servicios Sociales, pone todo tipo de trabas a quien solicita una derivación y traslado en plena pandemia y por razones de salud a Buenos Aires, aduciendo que no hay presupuesto o no se dispone del avión sanitario de la provincia.

Comentarios