#NoMasSillasAlReves: gastronómicos presentan un protocolo en Provincia para abrir sus establecimientos

El sector emplea formalmente a 350.000 personas en todo el país y es uno de los más golpeados por la cuarentena

WhatsApp

La legisladora bonaerense de Juntos por el Cambio María Eugenia Brizzi presentó este viernes en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires un protocolo que permitiría que los bares y restaurantes reabran sus puertas tras más de cinco meses sin poder recibir clientes.

“Protocolo COVID19 para la apertura de Establecimientos Gastronómicos, en escucha del reclamo de un sector generador de empleo que hoy pide a gritos respuestas y se extingue entre baja de ingresos, despidos y cierres”, escribió la legisladora en su cuenta de la red social Twitter.

 

Esta semana en Twitter, con el hashtag #NoMasSillasAlReves, los empresarios y empleados gastronómicos difundieron una campaña para que el gobierno les permita habilitar los locales con una ocupación del 50% y además, medidas como una reducción del IVA al 50%, extensión del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) hasta marzo, reducción de aportes y contribuciones y exención de ingresos brutos por seis meses.

El pedido de Brizzi se da horas después del rechazo del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, a una propuesta de los jefes comunales de Juntos por el Cambio para avanzar en la aprobación de sillas en las veredas para que bares y restaurantes puedan ofrecer sus servicios al aire libre, donde el riesgo de contagio es menor.

El pedido se produjo en la reunión virtual que Kicillof mantuvo con intendentes del AMBA y la voz cantante la llevó el platense, Julio Garro, aunque el planteo fue respaldado por Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Gustavo Posse (San Isidro), Jorge Macri (Vicente López) y Jaime Méndez (San Miguel), todos de Juntos por el Cambio.

«Queremos sentarnos todos los sectores vinculados a la gastronomía y buscar un camino del medio, una respuesta adecuada, sin peleas, sin reaccionar a nada, buscar un camino con protocolos y seguridad para poder trabajar», dijo Marcelo Salas Martínez, dueño de Café Martínez y vocero de la campaña de la que participan unos 500 gastronómicos en declaraciones a Télam.

La campaña, que ya juntó más de 40.000 firmas en el sitio www.change.org/sillasalreves, sostiene que «cada día que pasa 90 locales gastronómicos se ven obligados a cerrar, sin poder afrontar sus compromisos».

Salas señaló que «gastronomía y turismo son los que están más golpeados; pedimos los cinco puntos de reducción del IVA, ATP hasta marzo, reducción de aportes y contribuciones y exención de ingresos brutos y poder abrir el salón al 50%».

Según la clasificación de ramas económicas del Indec, la actividad gastronómica está entre las primeras 10 generadoras de valor en Argentina; en 2019 el sector representó aproximadamente $500.000 millones de pesos del Producto Bruto Interno (PBI), siendo de los mayores generadores de empleo por monto de inversión.

Sobre las medidas de prevención que se tomarían, Salas Martínez aseguró que todos los empleados utilizarán mascarillas, todas las mesas tendrán «alcohol en gel», y se podría usar «un 50% de la capacidad dentro del local gastronómico». Además, el empresario contó que «cambiamos los picaportes de los baños por pedales».

«A nivel protocolos estamos muy bien», afirmó Marcelo Salas Martínez, quien además  solicitó «un sistema impositivo más justo»: pedirán «la reducción del 50% del IVA» y que esta medida se extienda después de la cuarentena también. «Además, pediremos una reducción de los ingresos brutos, que el ATP continúe hasta marzo, y una baja de los aportes patronales», cerró.

 

Comentarios