¿Por qué se supendieron las pruebas de la vacuna de Oxford contra el coronavirus?

Es una mala noticia pues es la vacuna en la que España y la Unión Europea habían puesto más esperanzas: hace unas semanas se había firmado un acuerdo para el suministro de 300 millones de dosis

WhatsApp

La compañía farmacéutica AstraZeneca, encargada de desarrollar la vacuna de Oxford contra el covid-19 que se fabricará en Argentina, anunció el martes por la noche que suspende temporalmente los ensayos que estaba realizando en humanos.

La vacuna estaba en lo que se conoce como «Fase III» de los ensayos, la última antes de ser aprobada por las autoridades sanitarias. Se estaba administrando a miles de personas tanto en Reino Unido como en EEUU para comprobar que era tanto segura como eficaz para prevenir el covid.

La pregunta es: ¿por qué se suspendieron, por ahora, los ensayos? Según la publicación especializada StatNews, uno de los voluntarios en Reino Unido sufrió una «reacción adversa seria». Por lo que sabemos hasta ahora su vida no corre peligro y se recuperará.

Además aseguran que no es completamente seguro que el voluntario haya desarrollado esa reacción adversa por la vacuna y puede haberse dado por algún otro motivo: porque tenía alguna enfermedad previa o porque estaba tomando otra medicación. O quizás sí que ha sido la vacuna la que ha desencadenado esa reacción.

En los ensayos clínicos hay un Comité Independiente que será el encargado de revisar todos los datos para determinar si la vacuna ha sido responsable de la reacción adversa. Este estudiará el caso y decidirá si es seguro o no continuar con los ensayos.

¿Por qué no se sabe si ha sido la vacuna o ha sido otra causa la que causó la reacción? Los ensayos clínicos se hacen por un método llamado de «doble ciego»: a un grupo de voluntarios se les pone la vacuna y a otro grupo de les pone un placebo. Ni el voluntario, ni el médico que administra la vacuna saben si una persona ha recibido la vacuna o el placebo. Esa información está guardada en una «caja de seguridad».

En casos como este, se puede abrir esa «caja de seguridad» para saber si el paciente estaba recibiendo la vacuna o el placebo y ver si otras personas que pueden haber desarrollado un síndrome similar estaban en un grupo o en el otro.

 

 

Comentarios