Por sus negocios con Báez, peritan los movimientos de fondos del primo de Néstor Kirchner

Carlos Kirchner está detenido en la causa en la que Cristina Kirchner, Julio De Vido, José López, Lázaro Báez se encuentran procesados por asociación ilícita y defraudación al Estado, al favorecer al empresario K con 52 contratos viales por $46.000 millones

WhatsApp

A pedido del fiscal Gerardo Pollicita, comenzaron a peritarse los movimientos millonarios de fondos que realizó Carlos Kirchner, primo de Néstor y Cristina Kirchner, en el marco de la causa por la defraudación en la obra pública. El juez Julián Ercolini encomendó la tarea para determinar el origen y destino de los fondos al Departamento Cibercrimen de Prefectura, ya que el «peritaje especializado se realizará sobre una gran cantidad de dispositivos electrónicos».

Según informó Clarín, la Justicia quiere determinar la ruta del dinero de Carlos Kirchner, el ex funcionario del extinto ministerio de Planificación, preso por buscar burlar las medidas cautelares a raíz de movimientos de dinero después de quedar imputado y de otras operaciones financieras en el país y en el exterior que se mantuvieron aún estando procesado.

La situación de Carlos Kirchner, procesado por asociación ilícita y defraudación al Estado por favorecer a Lázaro Báez con 52 contratos viales por $46.000 millones, se complicó por información que surgió de una causa en su contra por lavado de activos, tras una presentación que hizo la Unidad de Información Financiera (UIF) que denunció un «injustificado incremento patrimonial» y operaciones financieras «sin sustento».

El fiscal Pollicita demostró que Kirchner realizó «un sinnúmero de maniobras económicas y financieras» destinadas a «ocultar parte de su patrimonio y a frustrar la posibilidad del rastreo y recupero de activos, logrando sustraer del alcance de la justicia la suma de prácticamente $4.000.000». Por esta razón solicitó un peritaje que por orden del juez Ercolini deberá resolverse en quince días.

Hubo una «descapitalización de sus activos» y vaciamiento de «los principales productos bancarios personales y empresariales» fue en un «brevísimo período». Todo esto comenzó a ser peritado: movimientos bancarios, cuentas en el exterior como en el país, depósitos en diversas monedas, «se busca determinar el origen de ese dinero y a quién se dirigió», señalaron fuentes judiciales a Clarín.

Cuando regía sobre él una inhibición de bienes, Kirchner realizó «una extracción de su caja de ahorro de más de 548 mil pesos y 120.802 dólares, dejando ambos productos con saldo cero». Cerró además una caja de seguridad del Banco Francés, evitando su bloqueo. Además, realizó extracciones de sus cuentas por 600.000 dólares cuando lo denunció la UIF.

Dentro de la sospecha de lavado, se remarcó que con su empresa K-SANC (una pinturería) adquirió once inmuebles (en Buenos Aires y Santa Cruz), automóviles de alta gama y una embarcación. Para el juez, «cuenta con un sinnúmero de propiedades y vehículos», que hasta ahora «son injustificados».

Comentarios