Judiciales

Susana Giménez le ganó a la AFIP en una causa por evasión de impuestos

0

La conductora de televisión argentina, Susana Giménez, le ganó una demanda a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), por supuesta evasión impositiva. Según la acusación del organismo estatal, la diva debía unos 50 millones de pesos.

Es que el ente impositivo había acusado a la “Su”, por evadir el pago al Impuesto sobre los Bienes Personales en 2019. Luego del accionar de sus abogados y contadores, la Justicia decidió cerrar la causa y la diva quedó liberada de cualquier pena.

“Nos encontramos frente a una ciudadana que no realizó ninguna conducta pasible de ser considerada engañosa o ardidosa en los estrictos términos que reclama la ley penal”, refirió en su fallo el juez en lo penal y económico, Diego Amarante.

A lo que agregó, “Habiéndose limitado, en cambio, a canalizar su reclamo dirigido a morigerar la obligación tributaria, mediante la utilización de las herramientas legales adecuadas”.

“Resulta determinante la consideración de que la contribuyente Giménez Aubert no sólo no negó su conocida capacidad fiscal ni materializó ninguna conducta para desdibujarla, sino que en el ejercicio de su derecho constitucional de peticionar a las autoridades ocurrió ante un órgano jurisdiccional, reclamando aquello que consideraba ajustado a derecho, y que desde su perspectiva influía directamente sobre la determinación que correspondía hacerse del impuesto en cuestión”, dice la sentencia.

Por su parte, uno de los integrantes del equipo de defensores César Litvin, se refirió al tema y apuntó directo contra la AFIP, “Es cierto que ya existe un impuesto a las ganancias, que en el caso de las personas humanas es del 35% de lo que se gana”.

“Pero en la Argentina, y son pocos los países en el mundo que tienen impuestos patrimoniales» comenzó detallando. Y sumó que «Existe además otro impuesto que es el impuesto a los bienes personales, que a fin del 2019 tuvo un aumento exorbitante que llegan a alícuotas del 2,25%”, concluyó el letrado.