Tras las críticas, Martín Cirio tuvo que dar explicaciones por sus tuits pedófilos

“A la gente que está aprovechando esto y que me está diciendo que soy un pedófilo o un violador, hagan la denuncia», animó

WhatsApp

Después de volverse trending topic en las redes con hashtags como #MartinCirioPedofilo o #FallecioLaFaraona, en repudio a tuits antiguos del youtuber donde hacía referencia a actos sexuales con menores de edad,  Martín Cirio hizo su descargo desde su cuenta de Instagram.

Más allá de que son tuits que pertenecen a otra época mía, de la sociedad y de Twitter también, hoy cuando me levanté y vi todas las capturas ni siquiera me reconocí escribiendo eso, por supuesto lo escribí yo, no estoy sacándome la culpa de eso, pero dije ‘esto es horrible’. Ni siquiera puedo creer cómo pude escribir esas cosas pensando que era gracioso, que era un chiste o que alguien se iba a reír”, comenzó diciendo Cirio en sus stories.

Y continuó: “Un chiste no me convirte en pedófilo, me convierte en un pelot…, en un insensible, en un montón de cosas que me hicieron escribir eso pensando que era gracioso. También en un contexto de Twitter, que siempre fue la cloaca de internet. Siempre se premia al más picante, al más ácido, al más políticamente incorrecto. Eso fue siempre así, pero peor era antes”.

 

“También hay otra cosa: yo tenía otra mentalidad. Y así como hice chistes de negros, hice un montón de chistes de cosas que no haría chistes hoy. La realidad es que es algo que a mi nunca me tocó de cerca, nunca lo sufrí yo. Entonces es algo que me sensibilizó recién cuando empecé a descubrir que le paso a gente muy cercana mía, que me lo contó y ahí me di cuenta como que no hay forma de que esto sea gracioso”, se justificó. El youtuber agregó: “Tengo un listado enorme de cosas de las que me arrepiento, de cosas que dije. Y de cosas que no me acuerdo que dije pero que dije y que si las veo me voy a recontra arrepentir”, declaró.

“Eso que leyeron en Twitter no deja de ser un chiste… horrible, de mal gusto, todo lo que está mal, algo que me arrepiento muchísimo y que digo ‘¿yo era eso?’ Sí, yo era eso, yo hacía esos chistes. Pero no deja de ser un chiste, no transforma todo lo que están haciendo en Twitter en realidad”, señaló.

Cirio asumió que se equivocó al increpar al cantante con algo que luego se volvió contra él: “Esto responde a algo que pasó ayer en Instagram. Yo vi una noticia de El Dipy y la levanté haciendo lo mismo que está haciendo ahora conmigo. Esta la verdad que me la merezco, es como un cachetazo fuertísimo para que también yo me plantee como a veces desde que lugar me pongo a juzgar al otro como si no hubiera un contexto en el que pasaron las cosas, que eso no lo convierte en algo bueno. Esto me lleva a replantearme muchas cosas”.

“La gente que me conoce sabe como soy, más allá de eso, ninguna persona que vaya a cometer un delito lo va a publicar, no existe eso. Realmente fue humor de mier…, no me convierte en violador ni en pedófilo. Mucha gente le encantaría que si porque acá se juntan un montón de otras cosas, más allá de que los tuits son totalmente repudiables”, aseguró.

“Cada caso es distinto, pero por lo menos en el mío, yo fui entendiendo más el mundo cuando me empecé a relacionar con gente que vivió cosas de mier…, que es lo que a mi me volvió sensible a un montón de temas que antes me chu… más un huevo o con los que podía hacer chistes hasta que después entendí, por la experiencia de otras personas que me contaron, que el humor también muchas veces lastima y muchas veces lo que a vos te causa gracia porque no te interpela, porque no te tocó, al otro que sí le pasó lo estás haciendo verg… Entonces, ahí es cuando lo dejas de hacer”, aseguró.

Por último, habló de quienes lo tildan de pedófilo y los invitó a denunciarlo ante la Justicia: “A la gente que está aprovechando esto y que me está diciendo que soy un pedófilo o un violador, hagan la denuncia, abran una investigación. No van a encontrar nada porque nunca pasó nada. Esto fue humor del más rancio, del más cancelable; pero fue nada más que eso”, cerró Martín Cirio.

 

Comentarios