Un dirigente gremial quedó detenido por ayudar al narcoavión de Ezeiza que llevaba cocaína a Holanda

Jorge Alvarez, secretario gremial de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico, fue detenido luego de declarar haber facilitado a su sobrino el acceso a la bodega del avión de KLM Cargo donde se ocultaron 87,5 kilos de cocaína

WhatsApp

El dirigente gremial Jorge Luis Álvarez, secretario de Acción Gremial de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), fue detenido el domingo en el marco de la causa en la cual se secuestraron más de 87 kilos de cocaína en un avión de la empresa KLM Cargo el pasado 14 de enero.

El sospechoso dijo este lunes ante la Justicia haber facilitado a otros integrantes de la banda un galpón donde se mantuvo escondida la droga hasta el momento en que fue cargada en la aeronave, pero negó saber qué era lo que guardaban en el lugar.

El secretario gremial dijo que él no sabía qué era lo que había dentro de las cajas y que sólo facilitó el espacio a su sobrino, Adrián Enrique Álvarez, empleado de MartinAir y uno de los detenidos en el marco de la causa, porque se lo pidió como favor.

«El hombre dijo que era habitual que se auxiliaran entre las empresas cuando se necesitaba espacio para guardar mercadería», dijo a Télam un investigador judicial.

Tras la indagatoria, Jorge Luis Álvarez quedó acusado de ser «partícipe necesario» del delito de «contrabando de exportación de sustancia estupefaciente, agravado por el destino inequívoco de comercialización, en grado de tentativa», y el juez López Biscayart deberá resolver posiblemente mañana si lo mantiene en prisión o le dicta la falta de méritos.

​Desde APTA comunicaron que el 27 de enero de este año Álvarez había solicitado licencia en su cargo, «la cual le fue otorgada oportunamente por tiempo indeterminado».

En el marco de la causa permanecen detenidos Adrián Enrique Álvarez, sobrino del detenido, y Víctor Hugo Gil, que habían quedado filmados por las cámaras de seguridad de la estación aérea la tarde del 14 de enero pasado en el momento en el que eran cargadas las cajas de cartón con los 87,55 kilos de cocaína al avión de KLM Cargo.

Comentarios