¿Y el cepo a la carne? El asado de tira subió más del 100% y se esperan nuevos aumentos

En este contexto, el consumo de carne sigue cayendo y se mantiene en los niveles más bajos de los últimos 100 años

WhatsApp

El asado de tira, un corte insignia de la parrilla argentina, es el corte que más subió en el último año y se paga en las carnicerías y supermercados del AMBA más del doble que hace un año.

Según el último informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron subas significativas en promedio del 7,7% en junio con respecto a mayo. Y en comparación interanual, el auge fue del 90%

En este escenario, sobresale la significativa alza del valor del asado de tira, principal corte que se consume en Argentina, que en junio tuvo un incremento de 4,5% y se pagó en junio $701 por kilo.

En comparación con junio de 2020, el alza del asado de tira fue del 101%. También otros cortes populares registraron una fuerte suba en el último año. Tanto la falda, la tortuguita y el vacío tuvieron un incremento del 97% tomando el mismo período.

«Es por la ley de la oferta y la demanda», explicó Javier Peralta, Secretario de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), sobre uno de los motivos del fuerte aumento que se dio en el último año del asado de tira. «Hay que tener en cuenta que en los primeros meses de la cuarentena producto de la pandemia del coronavirus , que fue realmente estricta, el precio del asado estaba tirado. Normalmente se consume los fines de semana en reuniones, en parrillas y restaurants, que en su momento estaban prohibidas», recordó.

«El precio de la carne se ajusta dos veces al año. A fines de noviembre y principios de diciembre y fines de febrero y principios de marzo cuando se producen los recambios en los corrales de engorde y ajustan los valores de los costos. Luego, durante el año, hay pequeños incrementos que no tienen que ver a la producción sino con otros gastos como alquileres, sueldos, entre otros», indicó.

En tanto, las carnes alternativas también tuvieron una suba importante pero menor a la vacuna. El valor del pollo creció un 64% en un año mientras que el pechito de cerdo aumentó 63%, según los datos del IPCVA.

Así las cosas, desde el Gobierno ensayaron una solución urgente para frenar la suba de la carne con un cepo a las exportaciones, pero por ahora el efecto fue contrario a lo que buscaban. Por un mes, del 20 de mayo al 20 de junio, el cepo fue total y luego crearon cupos mensuales hasta agosto de 29.600 toneladas hasta agosto y prohibieron los embarques de 7 cortes hasta el 31 de diciembre.

Pero hasta el momento, como lo había alertado toda la cadena cárnica, ese objetivo no se está cumpliendo. En los últimos dos meses, el precio promedio de los 24 cortes vacunos relevados por el IPCVA pasó de valer $630,03 a $719,49, es decir sufrió un aumento del 14,2% mientras que el pechito de cerdo y el pollo, sin ningún tipo de intervención en sus mercados, aumentaron un 2% y un 5%, respectivamente, analizaron desde el Rosgán.

Comentarios