Francia cobrará un impuesto por estudio a los estudiantes extranjeros

Hasta ahora, quienes se querían matricular en las universidades francesas solo debían pagar 300 euros al año

WhatsApp

Francia sorprendió este martes al implementar una tarifa que muchos argentinos piden para quienes vienen a estudiar al país: el primer ministro, Edouard Philippe, indicó que los estudiantes que residan fuera de la Unión Europea deberán abonar entre tres mil y cuatro mil euros (alrededor de $130 mil) en caso de anotarse para cursar en las universidades francesas. La cifra difiere considerablemente de los 300 euros que pagaban hasta el corriente año, el cual era similar al costo que tenía la facultad para los franceses.

Philippe consideró injusto que un estudiante extranjero acomodado “pague la misma cantidad que un estudiante francés poco afortunado cuyos padres residen, trabajan y pagan impuestos en Francia”, y resaltó que habrá un aumento en el otorgamiento de becas a jóvenes franceses de bajos recursos, las cuales se duplicarán durante el próximo ciclo lectivo.

El plan se presenta en el marco de su estrategia universitaria que ha sido nombrada (irónicamente) “Bienvenidos a Francia”, y que ha generado dudas en muchos de los jóvenes que ya habían comenzado a realizar sus papeles para comenzar sus estudios en el período de septiembre 2019. Muchos estudiantes, así como también algunos legisladores de la oposición, aseguran que de este modo se rompe uno de los principales principios de la constitución francesa, el de la igualdad de acceso a los servicios públicos.

Philippe resaltó que, con más de 300.000 estudiantes al año, Francia se ubica en el cuarto lugar de los países con más estudiantes internacionales. La decisión del Gobierno, la cual se aplicará a todas las universidades públicas dependientes del Ministerio de Educación y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación,  generó que cientos de estudiantes extranjeros se reunieran para expresar su descontento, indicando que “si tenemos en cuenta la colegiatura y gastos, son 17.000 euros al año (monto superior a los $700 mil), necesitas ser parte de las clases más altas de tu país para pagarlo. Es una medida en la algo que nosotros considerábamos un bien público, un derecho, ahora se vuelve un objeto de consumo”, lamenta el estudiante.

Comentarios