Ruta del dinero K: ¿qué dijo Lázaro Báez cuando le preguntaron a qué se dedicaba?

La defensa de Báez pidió que Fariña declare bajo juramento de decir verdad. Otras defensas adhirieron. El fiscal Abel Córdoba y las querellas se opusieron y el tribunal lo rechazó

WhatsApp

El empresario detenido Lázaro Báez se negó este miércoles a declarar en el juicio oral por la “ruta del dinero K”, en el que se lo acusa de lavar 60 millones de dólares.

Sentado al estrado, dio sus datos personales y, al contestar su ocupación, contestó con cara de nostalgia: “Era empresario”.

Ese breve contacto fue el primero que Báez tuvo con los jueces que lo juzgan, junto a otros 24 acusados. Vestido de jean, pulover rojo y zapatos náuticos, el dueño de “Austral Construcciones” se mostró serio durante el interrogatorio.

En la segunda audiencia del juicio oral que comenzó la semana pasada, también se negaron a declarar los cuatro hijos de Báez –Martín, Leandro, Melina y Luciana– el contador Daniel Pérez Gadín, el abogado Jorge Chueco y el arrepentido Leonardo Fariña. La misma postura tomaron la mayoría de los 25 acusados. Solo dijeron que iban a declarar cinco de ellos que lo harán desde la semana que viene.

La audiencia comenzó con la decisión de los jueces Costabel, María López Iñíguez y Adriana Palliotti de rechazar todos los planteos que habían hecho las defensas la semana pasada.

Luego hubo un cuarto intermedio y comenzaron las indagatorias. Por la cantidad de acusados que tiene el juicio, el juez Costabel le pidió a las defensas que adelanten quiénes iban a declarar. Los que decían que no o que lo harían más adelante pasaban al estrado para dar sus datos personales y así dar por cumplida la indagatoria.

La situación de Fariña generó un cruce con la defensa de Báez: pidió que el arrepentido sea apartado del programa de protección de testigos e imputados del Ministerio de Justicia al que ingresó tras declarar como colaborador.

Cinco acusados dijeron que van a declarar pero pidieron hacerlo a partir de la próxima semana, porque no estaban preparados para hoy. Entre ellos, Federico Elaskar, dueño de la financiera S.G.I. a través de la cual se presume que Báez lavó el dinero; el empresario Juan Carlos Molinari; Fabián Rossi, ex marido de la vedette Ileana Calabró; Wlater Zanzot, dueño con Báez de la empresa de aviones “Top Air”; y Christian Delli Quadri, accionista de una de las empresas sospechadas.

Como en la primera audiencia, Lázaro Báez se sentó en la segunda fila al lado de su hijo Martín. Atrás los otros tres. En el cuarto intermedio y al final de la audiencia se saludaron y charlaron. En un momento, Báez saludó con los dedos en V a una persona que estaba en el público.

En las próximas audiencias no se volverán a ver. Al cumplir con las indagatorias, los hijos pidieron no concurrir y el tribunal lo aceptó

Comentarios