A cinco años de su muerte, detectaron una huella en el departamento de Nisman

En la causa había tres rastros dactilares que no habían podido ser identificados

WhatsApp

Unas huellas sin dueño, encontradas sobre la puerta interna que comunica la cocina con el pasillo de distribución del departamento que en el vivía el fiscal, habían quedado sin dueño en el departamento de Alberto Nisman.

En marzo pasado, a los investigadores que están al mando del fiscal Eduardo Taiano se les ocurrió pedirle a la Superintendencia de Policía Científica de la Policía Federal Argentina que informara si los nombres de 87 personas que ellos les indicarían estaban registradas en el Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Dactilares (A.F.I.S.).

Entre ellas estaban la madre de Alberto Nisman Sara Garfunkel o su amiga Marta Chagas, que entró con ella al departamento de Nisman en la noche del domingo 18 de enero de 2015, hasta la ex fiscal Viviana Fein, el juez Manuel De Campos o del ex secretario de Seguridad Sergio Berni. Ellos tres están imputados por el fiscal Taiano en la causa por el presunto encubrimiento de la muerte de Nisman.

Las huellas sin dueño en la casa de Nisman estaban desde el 2015, pero recién en marzo de este año se mandaron los 87 nombres de las personas que habían estado en el departamento. El 14 de marzo, la respuesta llegó a la fiscalía.

Tras someter nuevamente a la búsqueda en el Sistema A.F.I.S “los tres rastros útiles para establecer identidad papiloscopico, que ya fueran cotejados en el marco de la pericia n° 61/2015 de la División RASTROS”, apareció una coincidencia con la estampa de un dedo medio y un anular derecho. Eran de Horacio Nicolás Aranda, uno de los prefectos que estuvo esa madrugada del 19 de enero de 2015 en el departamento.

Según se desprende de la causa, Aranda era jefe de Servicio de la División Seguridad de Puerto Madero. Se enteró a través de un llamado telefónico al comando radioeléctrico que en la calle Azucena Villaflor 450 habría una persona fallecida. Le encomendó al oficial del sector, el prefecto Walter Alegre, que se trasladara hasta el lugar para ver qué es lo que estaba sucediendo. Una vez allí, Alegre le comunicó que se trataba del departamento del Dr. Nisman, por lo que inmediatamente se trasladó hasta el lugar. Eran las 23 del domingo 18.

Cuando ya estaba en el departamento, según consta en el trabajo de la fiscalía, “el prefecto Aranda se dirigió hacia el dormitorio principal y la madre de Nisman le hizo saber que su hijo había fallecido en el baño. Por tal motivo, se acercó al baño y observó que la puerta se encontraba abierta, aproximadamente un centímetro de luz, y que en su interior había una gran cantidad de sangre. Consecuentemente, ordenó a sus subalternos que se contactasen con el SAME, llamado que se llevó a cabo desde el comando radioeléctrico de la División de Seguridad de Puerto Madero -sita en la calle Macacha Güemes 151 de esta ciudad-“.

Al salir de ese ambiente, el prefecto Aranda se encontró con uno de los custodios del fiscal Nisman, quien se encontraba hablando por teléfono con la jueza Sandra Arroyo Salgado, quien pedía que se tomaran precauciones.

Aranda también le preguntó a Sara Garfunkel si había estado usando la computadora, que había en la segunda habitación. La mujer le respondió que no, que así, encendida, estaba cuando entraron al departamento. Frente a la computadora, había un celular que sonaba y vibraba todo el tiempo y se veía a través de su pantalla que estaban entrando llamados.

Los detalles reunidos por la fiscalía añaden que, a las 23:30, Aranda le ordenó al cabo segundo Artemio Ramos que “se quedara custodiando en la puerta del baño del dormitorio principal, a los fines de que ninguna persona pudiera acceder”. Se fijaron otras consignas en el pasillo que da al living del departamento (ya que allí había documentación) y en el dormitorio en el que se había hallado la computadora encendida. Aranda también “impartió la directiva de que la madre se quedara en el dormitorio principal y que no tocase absolutamente nada”.

Tras pasar el reporte a sus superiores fue Aranda el que se contactó con el Dr. Diego Donarini, secretario del Juzgado de Instrucción 25, ocasión en la que este le indicó que por tratarse de un “N.N.” debía contactarse con la fiscalía de turno, puntualmente la Fiscalía de Instrucción 45. También habló con el secretario de la fiscalía Bernardo Chirichella, quien le ordenó que no se tocara nada y que se preservara todo el interior del inmueble.

Comentarios