Anunciaron el primer remate de un deudor de los créditos UVA: «Pedí cuatro millones y ahora debo nueve»

Desde la agrupación Hipotecados UVA llevaron adelante una campaña de apoyo a Macaluso y su familia y pidieron medidas al presidente de la nación, Alberto Fernández, teniendo en cuenta la crisis económica desatada por la pandemia

WhatsApp

Esta semana se realizará en San Rafael, provincia de Mendoza, la primera ejecución hipotecaria al adjudicatario de un crédito UVA. El protagonista de semenjante evento es Marcelo Macaluso, de 45 años, quien ya no puede pagar las cuotas, que en un comienzo fueron de nueve mil pesos y hoy subieron a 21 mil.

Macaluso había tomado un crédito en 2017 en el Banco Nación por un valor de dos millones de pesos para poder comprar una casa. En ese momento, el valor para pagarlo era de nueve mil pesos mensuales, de las cuales pagó 20 cuotas. Pero en abril del 2019, la inflación aumento exponencialmente el precio de la mensualidad y la subió a 21 mil pesos, un monto que el empleado bancario dejó de pagar porque no podía hacerlo.

En ese momento, el valor adeudado llegó a cuatro millones de pesos, una duplicación del monto en sus inicios: “Hoy, poco más de un año después, ese número supera los nueve millones de pesos”, afirmó Macaluso.

El pasado 30 de marzo llegó la notificación con una orden de ejecución que había sido dictada por el Juzgado Federal de Primera Instancia de San Rafael. De acuerdo a la intimación, se llevará a cabo la “ejecución hipotecaria en caso de no proceder al pago de $4.990.607, equivalente a 99.295 UVAS al día de la liquidación, 17 de enero”.

“El miércoles, un día antes del plazo exigido, mi abogada respondió la notificación explicando los motivos de la deuda, que son los mismos que padecen las más de cien mil familias que se plegaron a los créditos UVA», sostuvo Macaluso. Según explicó el hombre, el juez deberá decidir si le da pie a la defensa presentada por su abogada. «Si la acepta, tengo un poco más de tiempo, dos o tres meses para ver qué hago; en cambio, si la rechaza, en una semana o diez días se procederá a la ejecución, luego el desalojo y el remate de la propiedad”, describió el hombre.

Respecto a la adquisición del crédito, el bancario recordó el día en el cual se lo asignaron, en septiembre del 2017: “Estábamos con mi mujer. La empleada que nos atendió nos dijo exultante: ‘Qué buena decisión tomaron, no tendrán problema en pagarlo, será como un alquiler barato durante treinta años’. En aquel momento un UVA estaba $14, hoy $74”, relató el hombre.

“En un momento tuve que elegir y opté por seguir pagando la hipoteca. Pero no pagar el crédito personal me generó que estemos inhabilitados para cualquier tipo de operación con tarjeta de crédito, además de tener el 30% de mi sueldo embargado, algo que tendré que soportar por un largo tiempo”, manifestó Macaluso, que en simultáneo pidió un préstamos personal por 200 mil pesos para gastos de escritura.

El hombre explica que si el juez hace caso omiso a su reclamo, deberán dejar la casa y el Banco Nación rematará la propiedad. «En el caso de que se venda a unos cinco millones de pesos, yo tendré que pagar la diferencia entre la venta y la deuda que tengo; es decir que deberé abonar los cuatro millones, que son los que le debo al banco. Pagaría como si fuera un crédito de 15 años pero sin tener la casa«, dijo Macaluso.

Luego de que el caso de la familia se hiciera público,

Comentarios