Carlos Zannini pidió anular el juicio por el Memorándum con Irán

Si tiene éxito, inevitablemente beneficiará al resto de los acusados, entre los que está la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien desde diciembre ya no tiene prisión preventiva en el expediente

WhatsApp

La defensa de Carlos Zannini, el ex exsecretario de Legal y Técnica del kirchnerismo y hoy Procurador del Tesoro, reclamó al Tribunal Oral Federal 8 que anule el procesamiento que le dictó el fallecido juez Claudio Bonadio y también los pedidos de elevación a juicio que se hicieron en su contra.

La defensa, a cargo del abogado Mariano Fragueiro Frías, sostuvo que para que una causa sea elevada a juicio es necesario que esté completa la instrucción para garantizar el derecho de defensa, porque es imposible defenderse de algo que no se conoce. Sin embargo, remarcó, en esta se dejó un tramo de la investigación en instrucción: precisamente la que apunta al rol de Interpol.

Es la figura del ex titular de Interpol, Ronald Noble, la que -a criterio de la defensa- podría esclarecer la situación de los acusados porque se demostraría que las alertas rojas no estuvieron en peligro con la firma del Memorándum.

“En este proceso se concreta ahora aquello que palpitó siempre en la mente de los perseguidores, nos referimos al eco inconstrastable de que las oficinas de INTERPOL fueron parte de esa desopilante hipótesis criminal, y sin su invalorable auxilio normativo y funcional nada de esto, aún en esta extraña calificación de encubrimiento sui generis, hubiera ocurrido. Aclaro esta es la hipótesis que sostiene la acusación como corolario de su infatigable deseo de que el Secretario General de INTERPOL no declare como testigo en esta causa”, se sostiene en el escrito, según publicó Infobae.

Todo se aceleró por la causa que está en instrucción, en la que Zannini pidió frenar un pedido de informes sobre Noble, en donde se lo investiga como presunto imputado. El juez Marcelo Martínez De Giorgi rechazó ese planteo teniendo en cuenta que Zannini ya no era ya parte de la instrucción. Ahora, la defensa apeló ante la Cámara Federal, que responderá en los próximos días.

Frente a eso, Zannini se presentó ante el TOF 8 esta mañana. Aseguró que recién ahora comenzaron a investigar a Noble, luego de dos años de que el caso se envió a juicio oral “Esto es inaceptable, porque no es lo mismo defenderse de un hecho en el que el encubrimiento fue en connivencia con miembros de INTERPOL que sin ello”, dijeron desde la defensa. Además, resaltaron que los funcionarios de INTERPOL tienen inmunindad de jurisdicción, lo que significa que no pueden ser investigados por un juez de Instrucción argentino. Solo debería hacerlo la Corte Suprema.

En diciembre pasado, un día antes de la jura de Alberto Fernández como presidente, Zannini había hecho otra jugada estratégica ante el TOF 8: reclamó que se le tome declaración como testigo vía teleconferencia y de manera inmediata a Ronald Noble, el ex titular de Interpol que cruzó a Nisman apenas el entonces titular de la UFI AMI hizo la denuncia por el Memorándum con Irán contra la ex presidenta. También solicitó la declaración anticipada de Joel Sollier, consejero jurídico en 2013 que manifestó cuando se firmó el Memorándum que el acuerdo no implicaba “ningún tipo de cambio en el estatus de las certificaciones rojas aplicadas en relación a los crímenes investigados en la causa AMIA».

Hasta ahora Noble nunca declaró en el expediente. Él mismo se encargó de pedirlo públicamente. Primero hubo un debate sobre si tenía inmunidad como funcionario de Interpol. Después, la querella de la DAIA planteó que debía ser imputado. A criterio de Zannini, el hecho de no haber llamado a Noble como testigo “demuestra el tinte político y utilitario que se le ha impreso a este irregular proceso”.

Según Zannini, una parte quedó abierta en instrucción para jaquear el testimonio de Noble, pero además porque así “el entonces juez Bonadio podía culminar con la escucha de cientos de horas de intervenciones telefónicas para dar con hallazgos siempre novedosos que impidan el agotamiento de esta investigación de clara filiación persecutoria y política» y “conservar una cuota de poder instructivo residual en una causa cuya investigación querían sempiterna para someter al yugo de la instrucción penal a los aquí imputados”.

El hoy jefe de los abogados del Estado volvió a embestir contra el fallecido juez, al sostener ante el TOF: “el mismo Noble se ofreció a llevar a cabo la diligencia, pero el extinto Bonadio sostuvo -falazmente- al dictar el procesamiento que ‘en las presentes actuaciones no pudo lograrse que Noble preste declaración testimonial’ y, por esa razón, al momento de clausurar la instrucción -tres meses después- selló toda posibilidad de que este fuera posteriormente imputado en la causa”. Ahí tampoco ahorró críticas hacia la querella -dos familiares de las víctimas de la tragedia AMIA-, al señalar que esa parte primero se opuso a cerrar la causa y mandarla a juicio, y doce días después promovió la imputación de Noble.

“El germen de la convocatoria como imputado a Ronald Noble, ingenioso por cierto por entonces, estaba latente, como un plato a la carta para ser utilizado a requerimiento, sin saber que allí también germinaba la nulidad de toda esta circense pesquisa”, sostuvo la defensa.

Comentarios