Comunidad política internacional expresó su “preocupación” por la postura del Papa sobre Venezuela

En su discurso por Navidad, el Sumo Pontífice pidió que tanto la dictadura caribeña como Nicaragua puedan resolver sus problemas por la vía pacífica. Veinte ex presidentes latinoamericanos criticaron que no haya hablado de la violación a DD.HH.

WhatsApp

El 25 de diciembre pasado, durante el clásico mensaje por Navidad, el Papa Francisco habló de Venezuela y Nicaragua. Sobre ambos países, que viven crisis institucionales graves, el Sumo Pontífice pidió que pudieran resolver sus problemas mediante el diálogo y la vía pacífica. Sin embargo, Francisco prefirió no mencionar las violaciones a los derechos humanos perpetradas en esos países. Es por ello que un grupo de 20 ex presidentes latinoamericanos enviaron una dura carta para hacer un llamado de atención al pedido de “concordia” de Francisco.

“Nos preocupa el llamado de Su Santidad a la concordia, ya que, en el contexto actual, puede entenderse ello como un pedido a los pueblos que son víctimas para que se acuerden con sus victimarios”, afirma el texto.

“La expresión de Su Santidad, que la sabemos dicha de buena fe y guiada por su espíritu de pastor, está siendo interpretada de un modo muy negativo por las mayorías de Venezuela y Nicaragua. Sobre todo, por cuanto no existe, actualmente, en dichos países, un diferendo político que reclame de entendimiento, tolerancia, entre fuerzas encontradas con narrativas distintas, dentro de una democracia normal o deficiente que hoy lamentablemente no existe en estos”, añade la carta.

Asimismo, la carta detalla que los venezolanos son “víctimas de la opresión de una narco-dictadura militarizada, que no tiene reparos en conculcar de manera sistemática los derechos a la vida, a la libertad y a la integridad personal”. También hace referencia a los más de tres millones de refugiados que ya han huido de la crisis, “en una diáspora que proyecta la ONU, para 2019, a 5,4 millones de personas”.

Crisis histórica en Venezuela

Actualmente Venezuela se encuentra en una profunda crisis humanitaria y económica, la cual provocó un éxodo sin precedentes del país caribeño. La población sufre la escasez de alimentos y medicinas, y los indicadores de todos los organismos internacionales pronostican niveles de inflación alarmantes.

Pese a ello, Nicolás Maduro jurará este jueves 10 de enero ante el Tribunal Supremo. Decenas de países y organismos internacionales adelantaron que no reconocerán su mandato y lo instaron a no asumir el cargo, tal como lo hizo el Grupo de Lima días atrás.

La situación en Nicaragua

Nicaragua también vive una crisis grave. Pese a la brutal represión de Daniel Ortega, la oposición sigue saliendo a protestar a las calles. Según organismos de derechos humanos, el número de muertos asciende a 400.

Ortega no da el brazo a torcer y se aferra al poder pese a las presiones nacionales e internacionales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hace referencia a cuatro etapas de la represión del régimen sandinista contra la población nicaragüense.

 

Las tres primeras consistieron en agresiones contra protestas callejeras pacíficas, ataques armados a ciudades que rechazan al presidente y la criminalización de las protestas. La última, en tanto, corresponde a ataques contra periodistas y medios independientes.

Pese a estas alarmantes situaciones que atraviesan los pueblos de Venezuela y Nicaragua, el papa Francisco nunca denunció las brutales represiones de ambos regímenes ni las violaciones a los derechos humanos.

La dura misiva publicada este lunes fue liderada por Oscar Arias, ex presidente de Costa Rica, e impulsada por Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA).

Comentarios