Cuadernos K: Clarens convenció a Bonadio y homologó el acuerdo de «arrepentido»

Finalmente logró que el juez lo admita como «imputado colaborador» después de entregarle un pendrive con obras con sobreprecios

WhatsApp

Después de que el juez Claudio Bonadio le negara varias veces a Ernesto Clarens ser «arrepentido» de la causa de los cuadernos de la corrupción, se le homologó el acuerdo al financista K con el fiscal Stornelli.

Se convirtió en «imputado colaborador» después de entregar a Bonadio un pendrive con una lista de 120 obras de las cuales 95 pagaron un sobreprecio, que él recaudaba. Asegura que el restante fueron «limpias y transparentes».

Según cuenta La Nación, el mecanismo era bastante simple: las empresas cobraban el certificado de obra y luego acudían a las oficinas de Clarens, que retenía el 20%. De esa porción, la mitad iba para emisarios del entonces presidente Néstor Kirchner y la otra mitad era para el pago por el costo de generar dinero en negro.

Lo más seguro es que esto cree cierto nerviosismo en algunos kirchneristas y en algunos empresarios ya que Clarens en su acuerdo con el fiscal dio nombres de compañías y empresarios. Asimismo, declaró la inexistencia de cuentas en el exterior justificando que los beneficiarios finales de las maniobras preferían el dinero en efectivo, ya sea en dólares o en euros.

Comentarios