Cuál es la situación real de El Palomar, el aeropuerto que está en boca de todos

Blanco de una furibunda campaña en su contra, esta base aérea busca ser una alternativa al colapsado Aeroparque Jorge Newbery. La situación de Flybondi y la oportunidad del país dar un salto de calidad en su política aerocomercial

WhatsApp

El Aeropuerto de El Palomar se encuentra en boca de todos desde las últimas semanas, debido principalmente a que allí comenzó a operar la aerolínea low cost Flybondi. Objeto de críticas diversas, esta central aérea ha sido víctima de una verdadera campaña en su contra, una iniciativa impulsada principalmente en las redes por el kirchnerismo.

Sin embargo, se trata de una campaña sin sustento. El Palomar es un aeródromo público y controlado, habilitado por ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) desde hace casi 50 años.

Por supuesto, se trata de un aeropuerto  “secundario”, pero esta zona no es tierra virgen para el uso aéreo. El Palomar se afectó parcialmente al uso civil en 1968 por ser desde entonces una alternativa adecuada para aviación general y comercial. Es, desde entonces, apto para actividades de aviación comercial.

«Tan apropiado resulta el aeropuerto El Palomar para un destino aerocomercial, que en 2010, en ocasión de las reformas en el Aeroparque Jorge Newbery, sus vuelos se trasladaron allí por más de 30 días. No hubo en ese entonces quién se opusiera al total de 1245 movimientos que tuvo el aeropuerto, que se tradujo en 46 despegues y arribos por día. Una exitosa terminal», indicó de hecho Tomás Insausti, titular de la ANAC, en diálogo con Clarín.

Y amplió: «La pista de El Palomar es de 2.100 mts tan larga como la de Aeroparque; lo que permite todo tipo de operaciones en línea con los estándares de seguridad de la aviación».

Las zonas aledañas 

Una de las críticas principales a este aeropuerto es la supuesta contaminación sonara que sufren los vecinos de la zona. Sin embargo, la operación de El Palomar no implica peligro para la población del entorno, ni por
riesgos de accidentes en aterrizajes o despegues ni por supuesta contaminación.

La evolución de ruidos se puede monitorear y corregir inmediatamente mediante medidas que hacen a la misma operación. De hecho, diversas fuentes indican que las primeras simulaciones realizadas sobre eventuales perturbaciones por ruido resultan en curvas sonoras de niveles acústicos tolerables.

Además, se deben tener en cuenta las ventajas sociales y económicas de contar con un aeropuerto, que suelen ser sumamente beneficiosas para la comunidad.

Finalmente, se han cumplido con todas las exigencias y compromisos judiciales: mediciones sonoras, informes ambientales adicionales, inspecciones, presentación de informes, forma de dictámenes y resoluciones técnicas; y ya se han hecho las publicaciones para que tenga lugar la audiencia pública.

La situación puntual de Flybondi

Otro blanco de críticas ha sido la low cost Flybondi, sobre la cual se lleva adelante una insólita campaña que parece incluso desear fallas en los aviones. La Justicia, sin embargo, no le ha permitido a la compañía operar más de 77 vuelos mensuales desde El Palomar, sin excederse de tres vuelos diarios (tres despegues y tres aterrizajes).

Como resultado, hasta la fecha, se han afectado 156 vuelos con unos 9.934 pasajeros de la siguiente manera:
Por cancelaciones en vuelos hacia o desde El Palomar:
● 122 vuelos
● 5.628 pasajeros
Por cambios de aeropuerto en vuelos hacia o desde El Palomar:
● 34 vuelos
● 4.306 pasajeros
El impacto económico para la compañía se estima en una pérdida de ingresos del orden de 16 millones de pesos.
En caso de no suspenderse la mencionada restricción hasta fin de marzo, se verían afectados otros 140 vuelos.
adicionales.

Problemas para la política aerocomercial

Las campañas en su contra y las restricciones judiciales a El Palomar no solo afecta a este aeropuerto, sino que producen un enorme prejuicio en toda la política aerocomercial.

Líneas aéreas como Gol, Sky Airlines y Norwegian manifestaron su interés en operar desde e l aeropuerto el Palomar, habida cuenta de que es la alternativa lógica al Aeroparque Jorge Newbery, ya con su capacidad al límite.

El funcionamiento pleno de esta nueva plaza aérea permitirá aumentar la oferta total, fomentar la competencia y darle la posibilidad a los pasajeros de volar mejor, con más horarios y más barato.

Comentarios