Encuentran inconsistencias en la declaración jurada de la titular del Banco de la provincia, Juliana Di Tullio

La funcionaria no presentó con bienes ante el fisco de la provincia de Buenos Aires, pero sí documentación sobre una propiedad en Castelar, otra en Capital Federal y una en Río Gallegos. Además, habría una offshore en Brasil

WhatsApp

Hay algo que llama poderosamente la atención en la declaración jurada de la titular del Banco de la provincia de Buenos Aires, Juliana Di Tullio. A pesar de ser la directora de uno de los bancos más importantes del país, de haber sido diputada nacional entre los años 2005 y 2017 y de contar con un salario de 356.700 pesos, Di Tullio tiene una ART en la que figura como “empleada de casas particulares”, simulando ser personal doméstico.

Di Tullio fue dada de baja en AFIP en el año 2007 por no presentar las declaraciones juradas y, desde entonces, jamás se puso al día. Sin embargo, la mayor irregularidad viene dada en la incompatibilidad de sus declaraciones juradas patrimoniales.

Según informó RealPolitik, ante el fisco provincial la funcionaria declaró no tener bienes asociados. No obstante, en su declaración jurada como diputada, durante el año 2018, declaró una casa en Castelar que, curiosamente, tenía una valuación de tan sólo 510 mil pesos. Además, tiene el 33% de una casa en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y otra propiedad de 282 metros cuadrados en Río Gallegos.

Di Tullio además tiene una caja de ahorro por 615 mil dólares y más de un millón de pesos en efectivo, declarados en el año 2018. Parte de ese dinero pudo haber sido generado a partir de las tres empresas que formó: Indigroup SAS, Caléndula SRL y Sinforosa SRL, todas dadas de baja por AFIP por no presentar las declaraciones juradas correspondientes. Llamativamente, desde el año 2018 figura una compañía offshore en Brasil, llamada Conexao Ensino Telepresencial LTDA, a nombre de Juliana, Milena y Rodrigo Di Tullio.

Finalmente, vale destacar que el marido de Di Tullio es Juan Antonio Bontempo, quien se desempeñó como superintendente de Seguros de la Nación entre el 2011 y el 2015. Luego trabajó brevemente en el Senado Nacional durante el 2016 y 2017, pero actualmente no registra actividad laboral alguna. Su hijo, Franco Rodríguez, continúa trabajando en la superintendencia, con un salario de 52 mil pesos.

Comentarios