La Cámpora, acusada de encubrir abusadores

Una mujer que militaba en la agrupación junto a su ex pareja tuvo que denunciar abuso y golpes y contó la desprotección que sufrió desde adentro de la organización.

WhatsApp

La organización política kirchnerista La Cámpora está acusada de mantener en secreto casos de abusos dentro de sus filas. Dos mujeres que se animaron a relatar la violencia y el acoso que padecieron por parte de sus parejas fueron calladas: desde la agrupación de Máximo Kirchner trataron de que las denuncias no trascendieran a lo judicial, pero no lo lograron, ya que hay dos presentadas.

Stephanie, una exmilitante de La Cámpora, se animó a contar su caso en TN. La chica contó que no se sintió protegida por la agrupación cuando se supo lo que le ocurrió con su pareja: «Siento que a veces pesa mas cuidar una bandera, que cuidar a las mujeres», sostuvo.

La historia de Stephanie trascendió por redes sociales. En el Facebook Unidas Jamás Vencidas, un grupo en el que se exponen casos de abuso, acoso y violencia contra la mujer, se detalló su caso. «En su máximo estado de locura llegó a tirarme el auto encima para no dejarme pasar, me zamarreaba dejándome moretones en los brazos, me pegaba patadas y empujones, es una persona conflictiva todos los días buscaba discutir por cualquier cosa se enojaba y me gritaba en cualquier parte», señala parte del relato.

En cámara, contó que se conocieron a fines de 2016 por la militancia: «Desde el primer momento teníamos una relación muy intensa. Nos veíamos todos los días. El podía hacer uso y disposición de mi teléfono. Si yo no se lo permitía, él pensaba que algo le estaba escondiendo», recordó.

Stephanie acusó a su pareja de zamarrearla, de pegarle patadas y darle cachetazos: «Lo denuncié por abuso. Una vez lo vi en mi casa, sacado, violento. Le digo que me espere. Me subo al auto, hacemos diez cuadras, se queda dormido y chocamos. El se lastima la clavícula. Como iba atrás salí despedida y me lastimé la mano», contó.

El acoso ocurrió después. Una vez que a ella la operaron, su pareja le insistió para tener sexo. Ella no quería. Pero él siguió y la «convenció»: «No había caído en que me abusó hasta que voy a la oficina doméstica. Me preguntaron si estaba embarazada y le respondí que no sabía. Le conté lo que pasó y el hombre me dijo que eso era un abuso y si lo quería denunciar. Le dije que sí», sostuvo.

A pesar del protocolo anti violencia de la agrupación, La Cámpora no movió un dedo: «Casi nunca se aplicó ese protocolo. En otros casos se encubrió. Como en el mío, ya que los 15 días que estuvo bajo las sombras el hecho, me podía haber matado», opinó.

La chica piensa que a La Cámpora «le falta perspectiva de género» a pesar de que lo conduce una mujer, como Cristina Kirchner. «Tanto nos quejamos que recibía violencia por parte de los medios, de la gente y ¿qué estamos haciendo? Terminamos siendo lo mismo: no cuidamos a las pibas», aseguró. «¿Qué sentís», preguntó Geuna. Quebrada, Stephanie respondió entre lágrimas: «Siento impotencia. Que esto quede impune. Puede matar a una mujer y la Justicia no está haciendo nada».

Comentarios