Moyano declaró por presunto lavado de dinero

En vez de hablar de la acusación, prefirió referirse a la clasificación de la selección Argentina a los octavos de finales del Mundial. «Un día muy lindo; clasificamos. Antes uno de los responsables era yo….ahora..», ironizó

WhatsApp

El líder del sindicato de los camioneros, Hugo Moyano, declaró este miércoles durante una hora ante el juez federal Alejandro Sánchez Freytes, en la causa en la que está imputado por presunto lavado de dinero y defraudación en la compraventa de inmuebles en esta provincia.

El abogado del gremialista, Daniel Llermanos, adelantó a La Nación que Moyano prevé presentarse de manera espontánea en las distintas causas que tiene abiertas en el país «para acelerar su cierre». Esto implica un cambio de estrategia para el camionero, ya que hasta ahora solo se presentó ante los llamados a indagatoria.

«Hablamos con Moyano y decidimos esta presentación espontánea para que se le preguntara todo lo que quisiera el juez. Haremos lo mismo en todas las otras para acelerar su cierre», dijo Llermanos, que aseguró que espera el «sobreseimiento en breve» en la causa de Córdoba.

El sindicalista tiene al menos seis procesos judiciales en marcha, desde la vieja causa por la adulteración de medicamentos y desvío de fondos del sindicato, hasta la de presunto lavado de dinero en Independiente. Este expediente es el que más movimiento tuvo últimamente a partir de las denuncias del barrabrava Pablo «Bebote» Álvarez, que desde la cárcel involucró a las autoridades del club con una asociación ilícita.

El fiscal Gustavo Vidal Lascano recibió en 2016 la denuncia de parte de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac): el eje de la causa es la compra por parte del Sindicato de Choferes de Camiones en diciembre de 2013 de terrenos en La Falda.

El sindicato pagó 6 millones de pesos por cinco inmuebles que habían sido adquiridos por otra persona dos meses antes por unos 310.000 pesos. La base imponible de los terrenos era de 964.553 pesos. La brecha entre las operaciones es lo que origina la sospecha que termina en denuncia.

Comentarios