Nueva York solo permitirá entrar a restaurantes o gimnasios a los vacunados contra el COVID

Alrededor del 66% de los adultos de la ciudad de Nueva York están completamente vacunados, según datos oficiales

WhatsApp

La ciudad de Nueva York anunció que va a empezar a solicitar una prueba de vacunación contra el coronavirus para toda persona que quiera comer en el interior de un restaurante, entrar a una sala de conciertos o usar un gimnasio, entre otras cosas.

El alcalde, Bill de Blasio, anunciará la medida este martes y que estas nuevas normas estén plenamente en vigor para mediados de septiembre, tras un periodo de transición que arrancará durante este mes.

Nueva York es la primera ciudad de Estados Unidos que anuncia este tipo de requisitos, con los que busca dar un nuevo impulso a la campaña de inmunización, que se ha ralentizado en los últimos meses por las reticencias de muchos ciudadanos a vacunarse.

«La única manera de frecuentar estos establecimientos será si se está vacunado», dijo de Blasio. «El objetivo aquí es convencer a todo el mundo de que este es el momento. Si vamos a detener la variante del Delta, el momento es ahora. Y eso significa vacunarse ahora mismo». 

De Blasio se ha centrado en vacunar al mayor número posible de neoyorquinos y se ha resistido a los llamamientos para que se imponga el uso de barbijos en espacios cerrados, como han hecho varias ciudades y condados de California.

De Blasio dijo el lunes que estaba haciendo «una fuerte recomendación» para que todo el mundo use una máscara en lugares públicos de interior, pero subrayó que el «impulso estratégico central» de la ciudad seguía siendo conseguir más personas vacunadas.

El alcalde anunció la semana pasada que los empleados de la ciudad estarían obligados a vacunarse a mediados de septiembre o a enfrentarse a pruebas semanales, y ha ofrecido un incentivo de 100 dólares para los residentes de la ciudad que se vacunen.

El lunes, Estados Unidos alcanzó el objetivo del presidente Joe Biden de vacunar al menos a un 70% de los adultos estadounidenses contra la COVID-19, con un mes de retraso y en medio de una oleada de la variante Delta que está desbordando los hospitales y provocando la renovación de las regulaciones de la pandemia en todo el país.

Comentarios