Patricia Bullrich cruzó al jefe de la Bonaerense: «Su declaración no fue feliz»

En su visita al Departamento de Estado de EE.UU., la ministra también criticó el «Operativo Alicate» llevado adelante por Timerman, que congeló las relaciones bilaterales hasta que Macri subió al poder

WhatsApp

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cruzó al jefe de la Policía Bonaerense, el comisario general Fabián Perroni, que había dicho el jueves que “hay gente que delinque por un apremio económico”.

​En una rueda con periodistas durante su viaje a Washington, la funcionaria sonrió al ser consultada: “Los policías hablando de política son un poquito… digamos que su declaración no fue de lo más feliz”, dijo.

“Primero, porque la pobreza en la Argentina bajó; segundo porque estamos haciendo una intervención en los barrios más complicados y vulnerables del país”, señaló.

Bullrich sacó a relucir las cifras que maneja: “Hay 11,5% menos de robos; 21,5% menos de homicidios; 42% más de presos por narcotráfico”, sostuvo, aunque reconoció que “sin embargo, todavía la sensación de seguridad es muy fuerte. Va a tener que pasar mucha agua bajo el puente porque el caso a caso pesa”.

“Nosotros no nos entusiasmamos con las cifras porque sabemos que la gente no se entusiasma”, afirmó con algo de resignación.

Operativo Alicate

La ministra visitó el Departamento de Estado y las diversas agencias de seguridad del gobierno de Donald Trump y aprovechó el encuentro con la prensa para anunciar que el operativo de seguridad popularmente conocido como “Alicate”, por el elemento cortante que el ex canciller Héctor Timerman utilizó al decomisar materiales de un avión estadounidense, volverá en agosto a la Argentina para ejercicios en el marco de la cumbre del G-20.

Aquel operativo de febrero de 2011 causó una enorme tensión diplomática. ¿Qué pasó? Un avión de la fuerza aérea de los Estados Unidos aterrizó en Ezeiza cargado de equipamiento militar y armas, y el ex canciller incautó el material transportado en el avión, que incluía equipos de comunicaciones.

Como los militares se negaron a mostrar el cargamento, Timerman intervino con un alicate. Este episodio congeló las relaciones bilaterales hasta que el presidente Mauricio Macri llegó al poder.

La ministra contó que los funcionarios de Washington que viene visitando desde hace varios años, aún antes de ser funcionaria de Macri, «“nos lo recuerdan constantemente. Se quedaron muy mal con eso”, señaló.

Bullrich cuenta que el operativo que se llevará a cabo en agosto es el mismo que había sido firmado en su momento por la ex ministra Nilda Garré y es “policial, no militar”. Las fuerzas estadounidenses deben dejar las armas en depósito en el GEOF, para luego hacer ejercicios de defensa ante ataques con drones, guerra química, inhibidores de señales o hackers, todas hipótesis que pueden ocurrir en un G-20.

Comentarios